Público
Público

La Guardia lanza "Tumbado al borde de la luna", un disco vitalista y maduro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras celebrar sus bodas de plata con "25 años no es nada", la banda de rock and roll La Guardia lanza su décimo tercer disco, "Tumbado al borde de la luna", un álbum divertido, enérgico y vitalista realizado con la frescura y sencillez del grupo, en opinión de su líder Manuel España.

La agrupación liderada por Manuel España (voz y guitarra), al que acompañan Jean Luis Barragán (guitarra), Paco Villamayor (guitarra y coros) y Javi Cano (bajo), ha confeccionado un disco que pretende ser ante todo "positivo", con la idea de "animar a la gente a quitar los pies del suelo e invitarles a que se tumben al borde de la luna a pasarlo bien", ha destacado España en una entrevista con Efe.

El álbum, publicado por Diagonal Music Factory y producido por Fran Gude, ofrece "lo mejor de La Guardia", según su líder, quien explica: "Digo lo mejor porque creo que es el disco más maduro".

"Hay todo un recorrido en el que la banda ha aprendido muchísimo", señala España -compositor de todos los temas-, que destaca que se trata de un trayecto en el que, sobre todo, no se ha perdido la ilusión.

Y es que a la hora de pensar en las canciones que incluiría en el nuevo álbum, España cuenta que intentó ponerse en el lugar del fan. "Me refiero a que me senté en casa y me dije 'a ver, qué quiero escuchar, qué echo de menos en la música, qué disco me gustaría escuchar".

El resultado fueron diez canciones, temas "serios", pero abordados desde un punto de vista "divertido".

De hecho, "Tumbado al borde de la luna" es el primer disco de la banda donde no hay baladas. "No hay canciones tristes, son canciones con acordes mayores y con mucho optimismo", apunta España.

Se trata de melodías "superpositivas" con sonidos que pasan por el rock, el pop o el country; y que cuentan con letras que son "un poco más profundas o más tristes", cuyo resultado dota al disco de un aspecto "nostálgico festivo".

El ejemplo es el primer sencillo del disco, "Lucía", una canción de desamor con un estribillo de esperanza. "En la estrofa parece que la canción es de una forma y luego llega al estribillo y cambia todo, y sale el sol, esa es la idea: canciones que se resuelvan con el estribillo y que tengan un desenlace con la estrofa", aclara España.

La mayoría de los temas fueron compuesta por España durante la última década, y todos poseen la frescura que caracteriza a La Guardia, con esa forma directa, mezcla de "espontaneidad y muchas ganas", según el líder del grupo.

A los instrumentos característicos de la banda -acústica, pedal steel y banjo-, se le han sumado la percusión, los giros latinos y los metales. "Hemos intentado, dentro del sonido de La Guardia, abrirnos un poco más, y hemos llegado a más estilos", señala España.

"Tumbado al borde de la luna" es una vuelta a los inicios que puede entenderse como una forma de hacer algo nuevo, "porque nadie está haciendo música que se base en guitarras acústicas", puntualiza España.

A diferencia del anterior álbum de estudio de la banda, "Sobre Ruedas" (2007), de tono más intimista y melancólico, "Tumbado al borde de la luna" resulta un disco mucho más vitalista. "Se nota que tenemos más ilusión, que está la banda más conjuntada", concluye España.

Más noticias en Política y Sociedad