Público
Público

Guinea Bissau refuerza con UE y España la lucha contra la inmigración ilegal

EFE

El Gobierno de Guinea Bissau se comprometió hoy a reforzar su cooperación con España en la lucha contra la inmigración ilegal y a aceptar que la Agencia de Control de Fronteras Exteriores (Frontex) de la UE ayude a vigilar su costa para impedir la salida de cayucos rumbo a Canarias.

El secretario de Estado de Cooperación Internacional de Guinea Bissau, Roberto Cacheu, anunció este compromiso con motivo de la visita del ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien realiza una gira por cuatro países del África subsahariana.

Ambos gobiernos firmaron un acuerdo integral de cooperación migratoria, que combina la lucha contra los traficantes de seres humanos, las repatriaciones y la ayuda económica y técnica para el desarrollo del país.

Además de este acuerdo, la ex colonia portuguesa se adherirá al programa de Frontex, vigente desde 2005, con el que ya colaboran otros países de la vertiente atlántica, como Mauritania, Senegal, Cabo Verde y Gambia.

La labor de Frontex en los últimos meses ha permitido frenar la salida de cayucos desde estos países, por lo que Guinea Bissau había quedado como uno de los principales puntos de partida y tránsito de la inmigración ilegal por mar.

Moratinos manifestó el apoyo "firme" de España al paso dado por el Gobierno de Bissau y la voluntad de "acelerar los procedimientos" para hacerlo realidad cuanto antes.

El ministro español consideró "histórico" el acuerdo bilateral firmado con las autoridades guineanas, debido a que no se limita a la repatriación de inmigrantes irregulares, como fijaba el tratado que negoció el anterior Ejecutivo del PP en 2003.

El nuevo convenio, llamado de "segunda generación", fomentará la formación de trabajadores para su posterior contratación legal en origen por parte de empresarios españoles.

España tiene ya suscritos acuerdos de esta naturaleza con Cabo Verde, Mali, Guinea Conakry, Gambia y Senegal.

Moratinos animó al Gobierno guineano a olvidar etapas anteriores de "tensión" y construir juntos un futuro común y "en pie de igualdad".

Roberto Cacheu agradeció a España su cooperación en pro de la estabilidad política e institucional de su país y de una inmigración regularizada.

Moratinos expresó el deseo de trabajar en otras áreas, como la lucha contra el narcotráfico y la seguridad, y anunció, en este sentido, la firma de un convenio sobre defensa en próximas fechas.

También ofreció ayuda para construir infraestructuras básicas, desarrollar sectores como la pesca y mejorar las condiciones de vida del millón y medio de guineanos, cuya esperanza de vida es de 45 años.

Guinea Bissau, independiente de Portugal desde 1974, está entre los cinco países más pobres del mundo, según la ONU.

La previsión de España es destinar 15 millones de euros a la cooperación en los próximos tres años.

La visita de Moratinos es la primera que hace un jefe de la diplomacia española a la ex colonia portuguesa.

En las poco más de cuatro horas de estancia Bissau, Moratinos se reunió con el primer ministro guineano, Martinho Dafa Kabi, y con otras autoridades.

Más noticias de Política y Sociedad