Público
Público

Hacienda anticipa nuevos ajustes del gasto público

Ocaña descarta subidas de impuestos. El déficit del Estado cumple las previsiones de recorte y se reduce un 20% en el primer trimestre

A. FLORES / A. M. VÉLEZ

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no ha terminado de aplicar la tijera al gasto público. A pesar del polémico ajuste que se inició en mayo de 2010 con recortes tan sonados, polémicos y dolorosos como el del sueldo de los funcionarios y la congelación de las pensiones, a pesar de la subida del IVA de mediados de año, del fin de la deducciónde 400 euros en el IRPF, de subidas de los impuestos especiales y, sobre todo, a pesar de que las cuentas, de momento, le están saliendo redondas, para 2012 es probable que haya nuevos ajustes del gasto. Así lo confirmó ayer el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, en la presentación de los datos de ejecución presupuestaria del primer trimestre de 2011.

El déficit se reduce al ritmo planificado, como se demostró de nuevo ayer, pero como el Gobierno gasta menos e invierte menos eso afecta al crecimiento en términos de PIB. El consumo interno no repunta por una mezcla de factores (desempleo, IVA...) y eso repercute igualmente en el PIB. Y aunque las exportaciones y el turismo permiten sostener aún los pronósticos de este año (crecimiento del 1,3% de la economía), el Ejecutivo ya ha rebajado las previsiones de 2012 en adelante.Además, el Banco Central Europeo (BCE) ha subido los tipos y el euríbor no para de anticipar nuevas subidas. Eso dejará a los hogares hipotecados y a las empresas, con menos dinero para consumir e invertir.

"Habrá que ajustar los gastos de forma inteligente", dice el secretario de Estado

El déficit se mide como porcentaje del PIB. Por tanto, si la economía crece menos y se pretende, como está cerrado en banda el Gobierno, mantener los compromisos de déficit ante Europa (6% en 2011 y 4,4% en 2012) no queda otra que aumentar ingresos públicos, reducir gastos o una mezcla de ambas.

En opinión de Ocaña, "por el lado de los ingresos, los ajustes ya están hechos. Lo que había que hacer se hizo y está dando sus frutos, como la subida del IVA. Ahora, lo que tenemos que hacer es ajustar los gastos de forma inteligente", seleccionando "las partidas" susceptibles de reducción.

El déficit del primer trimestre se situó en 6.900 millones de euros

La estrategia, junto a las reformas estructurales (laboral, de pensiones...), ha permitido a España desligarse del ataque de los mercados, implacables durante meses con la periferia del euro y que hoy obligan a pagar más de un 20% de tipo de interés a la deuda griega. España, lejos ya de comparaciones, sufre todavía repuntes como con la emisión de letras de ayer, pero lo peor parece haber pasado. "Mi opinión ahora, hace seis meses y hace dos años es que somos responsables de nuestro destino", declaró Ocaña respecto a si la situación actual de Grecia puede afectar de nuevo a España. "Lo que ocurra en nuestra economía no depende de circunstancias externas sino de lo que hagamos. No tenemos que temer ataques. Tenemos la capacidad de resistir si hacemos lo que hay que hacer". Y eso, considera, es cumplir con el déficit.

"La economía pública va por el camino de consolidación fiscal que nos hemos marcado". La diferencia entre ingresos y gastos del Estado central en el primer trimestre del año arrojó un déficit de 6.900 millones de euros, el 0,64% del PIB, lo que representa un 20% menos que en el mismo periodo de 2010. Los pagos se situaron en 34.745 millones de euros, un 14,1% menos, mientras que los ingresos sumaron 27.845 millones, lo que supone una caída del 12,4%, aunque la comparación está condicionada por el nuevo sistema de financiación autonómica y no es homogénea.

Según Ángel Laborda, director de Coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), se están cumpliendo los planes tanto de gastos como de ingresos, "estos últimos mucho menos predecibles". Otra cosa, recuerda, será lo que hagan las comunidades autónomas. El IVA, con un incremento del 8%, "parecería no ir bien", puesto que compara con un periodo en el que aún no había subida. Sin embargo, como indica el informe del Gobierno, "este año se han acelerado las devoluciones. Sin ese efecto, la recaudación crecería un 13,9%". El IRPF también crece (2,4%).

Lo que cae no preocupa aún en exceso. El Impuesto de Sociedades (-42,7%) demostraría que la economía sigue atenazada, pero el dato no es muy significativo puesto que en el primer trimestre sólo se recauda el 5% del total anual. Caen la recaudación de hidrocarburos y del tabaco debido a la limitación de velocidad a 110 km/hora y a la ley que prohíbe fumar en espacios públicos, pero en ambos casos el Ejecutivo considera que los efectos positivos compensan esa caída.

Más noticias de Política y Sociedad