Público
Público

Hacienda mantiene el control sobre el ladrillo pese a la crisis

Salgado logra el acuerdo en la UE para la persecución del fraude fiscal

P. G. / D. B.

El sector inmobiliario acaba de cerrar uno de sus años más negros, con una fuerte caída de las compraventas de vivienda y de los precios. Pero la crisis no va a evitar al ladrillo que figure todavía entre los objetivos prioritarios de Hacienda.

La Agencia Tributaria publicó ayer el Plan de Control Tributario de 2010, que detalla los objetivos y las directrices en la lucha contra el fraude. El plan mantiene entre las prioridades de la Inspección al sector inmobiliario, si bien se centrará en los años del boom, todavía recientes.

El texto señala que "el control afectará especialmente a los períodos en los que se produjeron importantes operaciones inmobiliarias con resultados económicos muy relevantes y que exigen su control al objeto de verificar la adecuada declaración de dichas operaciones". Las actuaciones de Hacienda pueden alcanzar los últimos cuatro ejercicios, y entre estos se encuentran, precisamente, aquellos en los que el negocio inmobiliario alcanzó su punto más alto.

La actuación de Hacienda también se dirigirá "especialmente" hacia aquellos sectores o negocios en los que se sospeche que "la situación económica actualmente existente puede originar un cambio de conducta de los obligados tributarios", esto es, que por la crisis se sientan tentados de eludir sus deberes fiscales. Por ejemplo: "Prevenir la presentación de declaraciones [de impuestos] con importes inferiores a los que procede declarar".

Como en planes de años anteriores, Hacienda coloca entre sus objetivos más destacados la economía sumergida, las tramas de IVA y de facturas falsas, las operaciones con billetes de 500 y 200 euros, el abuso o el uso "improcedente" de las deducciones en los impuestos, ylas operaciones de ingeniería fiscal.

Para 2010, la Agencia Tributaria tiene como objetivo lograr unos ingresos por la lucha contra el fraude de 6.115 millones.

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea acordaron ayer fortalecer la cooperación en la lucha contra el fraude fiscal. En el primera reunión presidida por la titular española, Elena Salgado, los Veintisiete se pusieron de acuerdo en torno a una nueva directiva (sobre la que todavía tiene que pronunciarse el Parlamento Europeo) para compartir, caso por caso, información sobre posibles evasiones fiscales de ciudadanos no residentes, y para recuperar las deudas por impuestos. Para Salgado, este primer acuerdo es "un gran paso adelante".

Sin embargo, otros asuntos a debate, como la fiscalidad en el ahorro, la cooperación administrativa en otros supuestos o los acuerdos con países fuera de la UE (como Andorra, Suiza o Liechtenstein) fueron vetados por Austria y Luxemburgo, donde rige el secreto bancario.

Más noticias de Política y Sociedad