Público
Público

Hannah Collins atrapa la vida y los sentimientos en sus imágenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El desarraigo, los vínculos afectivos, el aislamiento y las formas de vida colectiva están presentes en las películas multipantalla y en las fotografías panorámicas de la artista británica Hannah Collins que se muestran en CaixaForum Madrid.

La exposición "Hannah Collins. Historia en curso" llega a Madrid después de su exhibición en Bilbao y Barcelona y esta formada por cuatro películas, tres de ellas en pantalla múltiple y una filmación que se muestra por primera vez, y unas veinte fotografías, algunas de formato panorámico.

Las obras de Collins (Londres,1956) "muestran cómo la gente vive ahora. Se interesa por las personas, por sus historias, por donde viven pero sin utilizar caracteres obvios. Le cuesta encontrar el modo de expresar cosas irrepresentables, como los sentimientos, pero su trabajo se acerca a ello de forma muy concreta", en opinión del comisario de la exposición David Campany.

En su trabajo "hay todo tipo de conexiones entre las obras, en las que quiere mostrar cómo la gente ha conseguido dar un sentido a su vida. Su objetivo es generar sensaciones que uno no es capaz de comprender del todo", según el comisario.

Junto a las cuatro filmaciones, cada una de ellas muy diferente en su forma, se exhiben imágenes en color y en blanco y negro, estas últimas de grandes dimensiones.

"Antes de rodar sus películas, Hannah hace fotografías y cada una de las filmaciones tiene imágenes asociadas", ha señalado el comisario quien ha destacado que la escala es algo muy importante para ella "y no hace grandes fotografías porque si. Quiere que se aprecien todos los detalles, casi a escala de la vida real".

La exposición, la más amplia de las organizadas en los últimos cinco años sobre Collins, muestra "las investigaciones muy profundas realizadas con varias comunidades", ha comentado durante la presentación la artista, afincada en Barcelona desde hace 25 años.

En "La Mina", Collins trata de entender la realidad de la comunidad gitana que vive en ese barrio barcelonés. Cinco pantallas narran durante 34 minutos la vida, costumbres, cultura y la adaptación de esta cultura al lugar.

"No se trata de imágenes captadas, sino que han sido construidas con la colaboración de las personas que viven allí. Mi objetivo es acceder a otros tipos de vida y actitudes, en los que es difícil entrar", ha señalado la autora, que en su trabajo huye del punto de vista único.

La proyección "Historia en curso" surgió por el interés de Collins en entender "cómo se vive el invierno en un pequeño pueblo alejado de Moscú". La artista plasma el contraste entre una población presoviética y la desgastada ciudad postsoviética y cómo cada miembro de una familia se adapta a los cambios de forma diferente con el telón de fondo del juego, la religión y la superstición.

Colocadas en triángulo, las grandes pantallas que forman "Paralelo" cuentan la historia "de tres ciudades y de tres inmigrantes jóvenes que están intentando formar sus vidas. Pero en esta vida que quieren formar está presente su pasado, su infancia".

Esta situación afecta de forma directa a Hannah Collins "en mi condición de haber venido de otro país, con mi infancia, mis recuerdos pero a la vez con un presente que está aquí".

En la elaboración de esta filmación se hizo un guión "y hemos filmado escenas de su pasado para llegar a su presente. Para mi es la obra más difícil porque ha habido que revivir experiencias muy intensas", ha comentado Collins, quien ha recordado que su formación como artista se ha desarrollado en Barcelona "y me siento más en casa en España que en Inglaterra".

El recorrido de la exposición se completa con la exhibición por primera vez de "Soledad y Compañía" en la que durante 60 minutos explora geografías e historias superpuestas. En el inmenso edificio de una fabrica vacía de Roubaix (Francia) se escucha a los residentes del lugar reviviendo sus sueños.

Más noticias en Política y Sociedad