Público
Público

Hariri promete cooperar al "máximo" para formar un nuevo gobierno

EFE

El primer ministro saliente libanés, Saad Hariri, prometió hoy que cooperará al "máximo" en las consultas para formar un nuevo gobierno tras la dimisión hace dos días de los ministros de la oposición, liderada por el grupo chií Hizbulá.

Después de reunirse con el presidente Michel Suleiman, Hariri, que regresó hace unas horas al Líbano tras mantener una serie de contactos con varios líderes extranjeros, aseguró que "el Líbano necesita la cooperación de todos", ya que "no hay otra alternativa al diálogo".

Hariri, que se dirigió a los libaneses desde la localidad de Baabda, donde se encuentra el palacio presidencial, explicó que había analizado con Suleiman la situación que vive el país, una crisis relacionada con el caso del asesinato de su padre y ex primer ministro, Rafic Hariri en 2005.

El primer ministro saliente señaló que la dimisión de los ministros de la oposición es "un derecho democrático", pero expresó su temor de que "esa actitud constituya un precedente, que exprese la incapacidad de los libaneses de lograr un acuerdo sobre un gobierno eficaz".

"Hoy lo libaneses están confrontados a una tempestad. Algunos creyeron que podían cambiar de modo total la situación, imponiendo un orden del día en el Consejo de Ministros conforme a sus intereses, pero contrario a los procedimientos", agregó en una crítica indirecta a la oposición.

El Ejecutivo libanés se encontraba paralizado debido al rechazo de la oposición a asistir a las reuniones del Consejo de Ministros mientras no se tomara una decisión sobre el asunto de lo que ellos denominan "falsos testigos" en el caso del magnicidio de Rafic Hariri.

En su comparecencia, el primer ministro saliente agradeció al presidente libanés su "sincera cooperación" con el gobierno y "su insistencia en aplicar la Constitución y hacer más fuerte la coexistencia".

Señaló también que los esfuerzos sirio-saudíes para sacar al Líbano del estancamiento político desempeñaron un "papel crucial en el mantenimiento de la calma" en el país, e instó al conjunto de los libaneses a examinar la situación actual.

"El Líbano necesita la sabiduría de sus dirigentes, no hay sustituto al diálogo", dijo Hariri, quien se comprometió a proseguir juntos con sus aliados sus esfuerzos con todas las partes para llegar a una solución lógica en la elección de un nuevo gabinete.

Suleiman comenzará el lunes las consultas con los parlamentarios, que durarán dos días, para designar un nuevo jefe de Gobierno, que será la persona que obtenga mas votos.

Ayer, el presidente instó al gobierno a continuar administrando las cuestiones ordinarias mientras se forma un nuevo gabinete, y agradeció a Hariri y a los ministros su labor.

La caída del ejecutivo, debido a la dimisión de diez ministros de la oposición y un titular de Estado designado por Suleiman, se produjo cuando Hariri se reunía en Washington con el presidente estadounidense, Barack Obama.

Antes de su entrevista con Suleiman, Hariri se reunió con el príncipe de Mónaco, Alberto II, que realiza una visita de dos días en el Líbano, después haber mantenido encuentros con su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan, en Ankara, y ayer con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en París.

Más noticias de Política y Sociedad