Público
Público

Helados, maratones y paellas demuestran que el Mobile World Congress es mucho más que telefonía

EFE

Más allá de las presentaciones de los últimos dispositivos con LTE, terminales de cuatro núcleos o cámaras de fotos de alta resolución para móviles, los visitantes del Mobile World Congress (MWC) han convivido con otros protagonistas más mundanos como helados en forma de androides, maratones 'tuiteadas' y paellas.

En los cuatro días del certamen (del 27 de febrero al 1 de marzo) hay tiempo para muchas cosas y gustos de todo tipo entre los 60.000 visitantes que pasarán por la Feria de Barcelona, por eso las empresas tiran de originalidad para atraer a los profesionales del sector y medios acreditados.

Uno de los expositores que más está dando que hablar -y que más visitantes acapara- es el que Google ha dedicado a su sistema operativo móvil Android. Los atractivos no son pocos: una barra en la que se reparten batidos de frutas y helados con forma de androide, un tobogán gigante y una máquina para cazar peluches usando con habilidad una tableta son algunos ejemplos.

"Ice-Cream Sandwich -nombre de la última versión de Android- anyone?" (¿alguien quiere un sandwich de helado?) es el reclamo empleado para alimentar a los visitantes con las últimas novedades de Google.

Y es que en el MWC todos los reclamos tienen que llegar en inglés: el catalán se escucha poco, el castellano casi nada y el inglés se convierte en lengua común para comunicarse y vender.

Otros sin embargo, optan por estímulos más visuales para dar a conocer su negocio: uno de los reclamos más comentados es el de la empresa CBOSS, que ofrece como premio en uno de sus concursos una cena con una de las atractivas azafatas que reparten información en su expositor y que destacan por sus provocativos atuendos entre la marabunta de ejecutivos en traje de chaqueta oscuro .

No hacen falta estadísticas para demostrar que las mujeres en esta feria dedicada a lo último en telefonía móvil son minoría: basta con ir al baño para comprobar que por una vez la cola para el servicio de caballeros supera en una proporción de tres o cuatro veces más a la creada a las puertas del baño de señoras.

Las apuestas son otro de los puntos de escape de los asistentes a la feria. Motorola cuenta en su expositor con un corredor y un ciclista a pleno rendimiento para que los visitantes "tuiteen" cuántos kilómetros creen que conseguirán y optar así al sorteo de un móvil entre los que más se acerquen, mientras que una desconocida compañía de origen suizo cuenta con una ruleta como mayor atractivo.

También los hay que promocionan sus productos con ejemplos más pragmáticos, como Microsoft, que para lanzar su Windows 8 hace "carreras" entre distintos dispositivos a ver cuál tiene el encendido más rápido, o Paypal, que permite comprar en su espacio un cupón que se descarga en el móvil para disfrutar de una paella en el restaurante cercano a su pabellón.

Samsung ha puesto a trabajar a un grupo de caricaturistas para retratar a los visitantes que se ofrezcan como modelos con el híbrido entre tableta y móvil Galaxy Note como herramienta.

Huawei ha construido un Pegaso de grandes dimensiones con sus dispositivos y, en definitiva, todos los fabricantes apuestan por la originalidad para demostrar que la telefonía va más allá de hablar por teléfono.

Carmen de Águeda

Más noticias de Política y Sociedad