Público
Público

El helicóptero Helimer Cantábrico reconoce la zona donde el barco se partió en tres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El helicóptero Helimer Cantábrico de Salvamento Marítimo sobrevuela la zona entre Hondarribia y el puerto de Pasajes (Guipúzcoa), donde ayer se rompió en tres partes el mercante "Maro", para hacer un reconocimiento de la situación y comprobar si existe algún tipo de contaminación por combustible en el mar.

Según ha informado a Efe Salvamento Marítimo el temporal que desde ayer azota la costa vasca, con vientos de hasta cien kilómetros por hora y puntas de olas de once metros de altura, ha obligado a retirar el dispositivo de rescate, en el que participaban un avión y varios remolcadores, así como embarcaciones de apoyo.

Precisamente, las malas condiciones atmosféricas y del mar propiciaron que el "Maro", de 96 metros de eslora y bandera de La Antigua y Barbuda, se partiera en tres trozos ayer por la tarde, tras permanecer encallado en las rocas del monte Jaizkibel desde la noche del pasado jueves.

Para entonces, seis de sus siete tripulantes habían sido evacuados en perfecto estado de salud el viernes por la mañana, mientras que el capitán, que inicialmente se negó a abandonar el carguero, lo fue a primeras horas del sábado.

Una vez evacuados los marineros, la principal preocupación de los técnicos de rescate se centró en la extracción de las 54 toneladas de gasóleo y las 2,6 de aceite que transportaba el barco en sus depósitos de combustible, ya que las bodegas se encontraban vacías porque el buque se dirigía a Pasajes para cargar material siderúrgico.

Los expertos intentaron en varias ocasiones sacar el gasóleo pero las cambiantes condiciones del mar lo impidieron hasta que el mercante se rompió ayer por la tarde, si bien para entonces el combustible ya no se encontraba dentro de los tanques del buque porque la embarcación tenía el casco dañado y alguna vía de agua.

Salvamento Marítimo especula con la posibilidad de que, "al tratarse de gasóleo, un elemento muy volátil en comparación con otros combustibles, las malas condiciones de la mar hayan podido facilitar su dispersión en las batientes" de la costa o que, al quedar expuesto a la atmósfera se haya volatilizado, según precisaron otras fuentes.

En cuanto el temporal lo permita, los técnicos contratados por el armador y los de Salvamento Marítimo realizarán una nueva evaluación de la situación del buque naufragado, cuyos restos sufren "el embate del temporal en una zona de difícil acceso y experimentan cambios de posición por la rompiente en la que se encuentran".

El "Maro" encalló la noche del pasado jueves en una zona de rocas situada entre Hondarribia y el Puerto de Pasajes, al que se dirigía en lastre desde Bayona (Francia) para cargar productos siderúrgicos.

Según explicaron entonces fuentes portuarias, al parecer el barco sufrió un percance en las máquinas que le hizo varar en una gran roca por la mitad de popa, muy cerca de la costa del monte Jaizkibel, en las proximidades de punta Turulla y a dos millas del Cabo Híguer.