Público
Público

"Hemos logrado que la CEOE diga que no quiere abaratar el despido"

"No se prevé una rebaja de las cotizaciones sociales. Eso está fuera de la discusión", asegura la ministra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Continuación de la primera parte de la entrevista

¿Por qué ha desaparecido el debate sobre la edad de jubilación?
Porque nos hemos dado tiempo y eso es bueno. En primer lugar, porque pone de manifiesto que lo que dice el Gobierno es verdad, que no tenemos ningún problema con nuestro sistema de pensiones hasta el año 2025 o 2030. Es verdad que, cuando se hizo esa propuesta, se pensó que cuanto antes se comenzara a reflexionar sobre ello, mejor. Y también se pensó que, sistemáticamente, cada vez que los organismos internacionales hacen una valoración de la sostenibilidad de nuestras finanzas a medio plazo, el tema de las pensiones sale siempre. Porque tenemos una estructura poblacional que es de las menos favorables de Europa para los costes futuros. Podemos mirar hacia otro lado un año, dos o tres; pero no podemos hacerlo durante 20.

Pero ¿por qué sacar el debate ahora, sabiendo que iba a generar gran controversia? ¿No se podría haber esperado un año, por ejemplo?
Puede haber quien lo piense así. Pero si se examinan las valoraciones que desde hace cinco años hacen la Comisión Europea o la OCDE de nuestros objetivos a medio plazo, siempre aparecen en primer lugar los efectos del envejecimiento de la población.

Entonces, ¿influyó la presión de los organismos internacionales?
Si es una presión que no se corresponde con la realidad, la hacemos frente sin ningún problema. Pero cuando alguien nos dice que dentro de 15 o 20 años tendremos problemas con las pensiones públicas, no podemos sacar un informe donde se demuestre que eso no es verdad. La presión nos afecta cuando tiene fundamento. Y esta lo tiene.

Otro asunto que marcha lento es la reforma laboral ¿Cómo va el diálogo con los agentes sociales?
Ya hemos conseguido que la CEOE diga que no quiere abaratar el despido, que ese no es su objetivo. Eso es, creo, algo importante. Se han sentado a hablar de otros temas de la propuesta del Gobierno. Los agentes sociales están hablando con el Gobierno, y se han puesto un plazo para terminar, en el entorno de finales de abril o mediados de mayo. Y seguro que termina bien.

'El contrato único que propone el Banco de España no es útil para la creación de empleo'

La propuesta del Banco de España sobre un contrato único con despido más barato, ¿puede interferir en las negociaciones?
No va a interferir en ninguna medida. No forma parte de las propuestas del Gobierno y no creemos que sea útil para la creación de empleo.

¿Se prevé una rebaja de las cotizaciones sociales?
No. Eso está fuera de la discusión. Sumadas nuestras cotizaciones sociales y nuestros impuestos, aun con el incremento del IVA, nuestra presión fiscal sigue siendo de las más bajas de Europa. No creemos que sean las cotizaciones sociales las que están dificultando la creación de empleo.

¿Está influyendo de alguna manera la situación empresarial de Gerardo Díaz Ferrán? ¿Sería más fácil el acuerdo si él no estuviera?
No. Son dos cosas distintas. Una cosa es que a todo el mundo le gustaría que quien le representa tuviera premios al mejor empresario. Pero no veo que eso influya en la negociación.

¿Se puede acabar exigiendo responsabilidades a Díaz Ferrán por su aseguradora Mercurio?
El expediente de la Dirección General de Seguros no está cerrado, aunque lo más relevante aquí es que gracias a la intervención de Seguros no se ha dejado de pagar ninguna prima.

En contra de sus propias previsiones, el crédito no está fluyendo. ¿Qué se puede hacer para que la banca preste más?
Estamos todos los países igual. Al final, como todo, es una cuestión de confianza. Lo que tenemos que garantizar es que haya crédito para los proyectos solventes. En el caso de las pymes, esto no ha sido así, y por eso el ICO está actuando. Cada vez que hablamos con las entidades financieras, nos muestran que eso está pasando en toda Europa, y que, aun con esta política de restricción del crédito, sus niveles de morosidad van creciendo poco a poco. Y no queremos que nuestro sector financiero tenga problemas.

'No se prevé una rebaja de las cotizaciones sociales. Eso está fuera de la discusión' 

Pero ¿no es posible algún estímulo? La gente en la calle ve que la banca ha recibido muchas ayudas y que no hay una contrapartida visible.
¿Qué se hace? ¿Se le exige a un banco que dé un crédito que dice que no va a poder recuperar? ¿Quién toma esa decisión? De hecho, las empresas de mayor tamaño no están teniendo ningún problema para financiarse. El problema está en las pequeñas y medianas empresas, que son demasiado pequeñas. Su tamaño es un factor que está pesando en su contra. ¿Cuál es la solución? Utilizar más las sociedades de garantía recíproca, que en algunas autonomías están funcionando muy bien. Y en algunas de las medidas que llevaremos en el decreto ley del día 9 está el refuerzo por parte del ICO de estas sociedades.

¿Le preocupan los recursos que han presentado diversas comunidades contra el fondo de reordenación bancaria, el FROB?
Nada. Ya hemos anunciado que vamos a aprobar un acortamiento de los plazos de reacción del FROB en su relación con las entidades financieras. Y es muy curioso que los recursos se presenten cuando hacemos ese anuncio. Pero preocupación ninguna, porque esos recursos no suspenden la aplicación del FROB y porque tenemos la absoluta convicción de que es constitucional.

Tras el proceso de fusión de cajas, se podrá abordar la reforma de la ley que las regula. ¿Se incluirán en ella las cuotas participativas con derechos políticos?
El sector financiero tiene que tomar nota de que el sector inmobiliario no va a volver a ser lo que era. Y las entidades que han tenido buena parte de su negocio en el sector inmobiliario tendrán que pensar qué es lo que hacen para el futuro. Es lo que está pasando con las cajas. Si se examinan sus cuentas del último ejercicio, se ve que en el conjunto del año tienen beneficios casi todas, pero en el último trimestre 20 han tenido pérdidas. Si se extrapolase la situación para los próximos años, podría haber más cajas en dificultades porque hay una parte de su negocio que no va a volver. Tienen que ver cómo se redimensionan y de qué forma consiguen los recursos para sostener su actividad. Hasta ahora se han podido conseguir con cuotas participativas sin derechos políticos. Pero esa reflexión hay que hacerla cuando se haya producido el proceso de reestructuración. Y la propia reestructuración ya va a solucionar alguno de los problemas. A lo mejor ya no es necesaria alguna medida de las que se está hablando en estos momentos.

Hoy hace casi exactamente un año que Elena Salgado ocupa el sillón del Ministerio de Economía y Hacienda. Fue el 8 de abril de 2009, en plena Semana Santa, cuando tomó posesión del cargo, como relevo del veterano Pedro Solbes, que había manifestado en varias ocasiones su deseo de abandonar el Gobierno, y siendo la primera mujer que accedía a esa cartera. El año ha sido duro, haciendo honor a la fama de ‘caliente’ que se ha ganado a pulso el ministerio en el último siglo. Desde la Primera República (1873-1874), han asumido las responsabilidades económicas casi un centenar de ministros, cuyos retratos aparecen colgados en pasillos y estancias de la sede principal del ministerio, en la calle Alcalá de Madrid. Algunos de ellos permanecieron en el sillón muy poco tiempo (Teodoro Ladico estuvo sólo 17 días en 1873), pero en las últimas tres décadas, desde la llegada del PSOE al Gobierno, el cargo se ha estabilizado. Boyer (algo menos de tres años), Solchaga (ocho), Rato (ocho ) y Solbes (otros ocho años, en dos mandatos) precedieron a Salgado. 

Más noticias en Política y Sociedad