Público
Público
pandemia

El Hospital del Henares "castigó" a los pacientes de covid que se negaron a ser trasladados al Zendal

Algunos ciudadanos que necesitaban ingresar fueron atendidos en sillones. Una nota interna a la que ha tenido acceso Público explicita que los trabajadores debían decirles hasta en dos ocasiones que tenían la opción de ser derivados al Zendal. Desde la sección sindical de MATS lo tachan de coacciones y manipulación.

Fachada del Hospital del Henares.
Fachada del Hospital del Henares. Fernando Villar / EFE

Público ha tenido acceso a una comunicación interna del Hospital Universitario del Henares, en Coslada, en la que se informaba de que cuatro salas de dos servicios de urgencia se convirtieron en habitaciones con sillones en los que tratar a los pacientes de covid que no quisieran ser trasladados al Hospital Isabel Zendal. Fechado el 29 de enero de 2021, la comunicación también recoge que el personal de urgencias y el de hospitalización tienen la obligación de transmitir al paciente la posibilidad de ser destinado al Zendal. 

La nota interna está firmada por Juan Pablo García Capelo (Director Gerente), César Campo Gallarta (Director Médico) y Pilar Ruiz Romera (Directora de Enfermería), quienes la envían al Coordinador de Urgencias, al Jefe de Servicio de Medicina Interna y al personal del servicio de urgencia. En la misma se puede leer cómo el Hospital justifica la medida por el "aumento de las necesidades de cuidados hospitalarios" que se estaban dando durante la tercera ola. Y continúan: "(…) es prioritario poder ofrecer estos cuidados a nuestros pacientes y asegurar que los pacientes con esta u otras patologías sean correctamente atendidos". 

De esta forma, entre las nuevas medidas se encuentra el "traslado de la urgencia quirúrgica y traumatológica a la zona pediátrica y la dotación de sillones en las salas en las que se ubicaban (…). Se habilitan así cuatro salas para tratamiento de pacientes en sillones". En el mismo epígrafe, el Hospital afirma que la implementación de la medida "es para poder separar adecuadamente a los pacientes covid de los No covid en el circuito de consultas". Al mismo tiempo, en estos sillones estarían aquellos pacientes con necesidad de ingreso hospitalario de nivel 1, el mismo nivel que se recomienda que tengan los pacientes que sí son trasladados al Zendal.

"Coacción" a los pacientes 

Desde la sección sindical del MATS en el Hospital del Henares tachan la medida como de "castigo, coacción y manipulación". En exclusiva para Público, desde la sección han afirmado que "esto forma parte de una coacción a aquellos pacientes que se niegan a ir al Zendal, tratándoles en sillones en lugar de poder acceder a una cama". El propio MATS indica que había en torno a unos siete sillones en cada una de las cuatro salas y que la medida estuvo vigente diez días, aproximadamente. 

Salas habilitadas para el tratamiento de los pacientes en el Hospital del Henares. Público

El sindicato se expresa: "Pero aunque durara poco, aquí lo realmente grabe es que la dirección del Hospital escribe a los trabajadores para que de alguna manera inciten a los pacientes para que vayan al Zendal. Que bajen ellos desde dirección y que lo digan, o que hagan una carta pública, porque si no incomodan y trastocan la libertad del trabajadores, porque aquí hay muchos eventuales y tienen miedo". De hecho, el MATS también afirma que el hospital "tenía la posibilidad de poder asistir a estos pacientes que decidían ser atendidos en su hospital de referencia y que en esos momentos fueron tratados en sillones de manera más correcta a su situación clínica". 

Pese a que desde el Hospital del Henares no han respondido a ninguna de las cuestiones planteadas por Público  afirman, en contraposición al sindicato, que "la atención a pacientes Covid se realiza en función de las áreas disponibles y de la presión asistencial y, en todo momento, se busca atender a los pacientes de la mejor manera posible". Y agregan: "Trabajamos junto con la Consejería de Sanidad para la derivación de pacientes (se proponen a aquellos pacientes que cumplen con el criterio o perfil clínico que los hacen susceptibles de ser atendidos allí) al Hospital Enfermera Isabel Zendal informando a los pacientes de la existencia de la posibilidad de traslado, que siempre requiere el consentimiento del paciente". Al final, añaden que "en cuanto a las salas, retomaron su uso original cuando no hubo necesidad de poner recursos adicionales para la asistencia", sin informar del tiempo exacto que estuvieron operativas.

Preguntar dos veces al paciente si quiere traslado 

La nota interna también recogía cómo debían actuar los trabajadores cada vez que se producía una selección de un paciente como nivel 1: "(…) en el momento de la decisión de ingreso, se les ofrece e informa de manera sistemática de la posibilidad de traslado a una cama en el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal (HEEIZ). Es importante que esta labor informativa, sobre la disponibilidad de camas en nuestro hospital y la posibilidad de traslado a otros centros se realice tanto por el personal de Urgencias como por el personal de hospitalización durante la permanencia del paciente, ya ingresado, en la Urgencia". 

Ante este extremo, desde el MATS denuncian que "supone un acto de obligatoriedad ante una elección libre tanto del personal a hacer dicha sugerencia como de manipulación ante la libertad asistencial del paciente". La sección sindical lo explica para Público: "Los pacientes que llegaban no sabían que les atenderían en esas salas. Según expresa la nota interna, el personal de Urgencias tenía que decirles que podían ser trasladados y si se negaban, les conducirían a las salas con los sillones. Una vez allí, el personal de hospitalización tenía que volverle a preguntar si quería dejar de estar en un sillón e irse al Zendal. Es un castigo sibilino". 

Salas habilitadas para el tratamiento de los pacientes en el Hospital del Henares. Público

Al fin y al cabo, muchos pacientes estuvieron durante horas en esos sillones. Su estancia en las salas que antes fueron la urgencia quirúrgica y traumatológica terminaba por uno de estos dos motivos: o su estado empeoraba y recibía asistencia en planta, ya en una cama, o mejoraban y podían retornar a sus domicilios. Asimismo, que las salas se configuraran para atender a pacientes Covid leves significaba que todo el material médico que necesiten debía ser transportable de un lugar a otro, dado la inexistencia de tomas en la pared. 

"Teníamos que estar llevando y trayendo las balas de oxígeno para que pudieran respirar bien, por ejemplo. Entendemos que en caso de una pandemia todo se tiene que reconvertir, pero lo que no entendemos es el motivo. Quieren incrementar el número de pacientes tratados en el Zendal a costa de coaccionar al paciente y manipularle para que se vaya de su hospital de referencia. Es un asunto político, y no relacionado con la salud", denuncian desde la sección sindical del MATS en el Hospital del Henares. 

En uno de los textos remitidos desde el sindicato a este medio recoge otra queja relacionada con la falta de material: "También queremos comentar el déficit de material que debía estar cubierto por la concesionaria a la cual se le hace un abono generoso por parte de la Consejería, existiendo carencia de camisones, mantas, almohadas y palos de suero, por ejemplo. Durante la primera oleada de la pandemia, el Hospital también recibió de manera altruista y por parte de asociaciones ciudadanas y sanitarias una cuantía importante de dichos materiales que no tenemos conocimiento de dónde han acabado".

Más noticias de Política y Sociedad