Público
Público

HRW condena el "cruel desprecio" de la policía siria hacia la vida de los manifestantes

EFE

La organización humanitaria Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que la policía de Siria está demostrando un "cruel desprecio hacia la vida de los manifestantes" al reprimir duramente las protestas públicas de los últimos días.

"Las fuerzas de seguridad deberían parar inmediatamente el uso de fuego real contra los manifestantes en la ciudad de Deraa", en el sur del país, donde esta semana ha habido decenas de muertos por la intervención policial, añadió HRW en un comunicado.

Según cálculos de organizaciones de derechos humanos sirias, en las protestas que comenzaron el pasado 18 de marzo en Deraa ha habido al menos 36 muertos, aunque la cifra de víctimas mortales puede ser mayor.

"Las fuerzas de seguridad de Siria están demostrando el mismo desprecio cruel hacia las vidas de los manifestantes como sus colegas de Libia, Túnez, Egipto, Yemen y Baréin", afirmó la directora de HRW para Oriente Medio, Sarah Leah Whitson.

"El presidente Bashar al Asad habla de reformas -agregó-, pero eso no significa nada teniendo en cuenta que sus fuerzas de seguridad están acribillando a gente que quiere hablar con él".

Los hechos más graves se produjeron en la madrugada del pasado miércoles, cuando, según testimonios recogidos por HRW, los alrededores de la mezquita Al Omari de Deraa parecían "una zona de guerra" por la intervención policial contra los manifestantes.

La represión sangrienta se extendió durante todo el miércoles, tanto en Deraa como en las localidades cercanas.

"Si las autoridades de Siria no tienen nada que esconder, deberían abrir inmediatamente una investigación independiente y transparente sobre estos ataques", agregó Whitson.

Según la activista, los servicios de seguridad de Siria "no sólo han matado a manifestantes, sino que han evitado a cualquier persona que pueda documentar o criticar sus actuaciones".

La condena se conoce mientras se espera que hoy haya nuevas protestas políticas en Siria para presionar en favor de reformas políticas, especialmente en Deraa y en Damasco.

El presidente Al Asad ordenó anoche liberar a todas las personas que fueron detenidas por las manifestaciones de los últimos días y el Gobierno se comprometió a estudiar la derogación de la ley de emergencia vigente desde 1963.

También anunció que se va a formar una comisión para investigar lo sucedido en Deraa.

Más noticias de Política y Sociedad