Público
Público

La "huelga ibérica", una respuesta global a los problemas, según la lusa CGTP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La huelga general convocada mañana en Portugal y España es una "respuesta global" a los problemas económicos y servirá para "dar más fuerza" a la lucha del movimiento sindical europeo, según el principal sindicato luso, la CGTP.

"Esta huelga ibérica representa una voluntad y una disponibilidad del movimiento sindical y de los trabajadores a asociarse a la respuesta global que hay que dar a los problemas concretos y a los generales", declaró hoy el secretario general de la Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP), Armenio Carlos.

En declaraciones a corresponsales extranjeros en Portugal, el dirigente de esta central comunista indicó que el paro de mañana representa "un factor innovador", al tratarse de la primera huelga general a nivel peninsular desde que existe movimiento sindical.

En su opinión, el paro es también "una señal de gran descontento y un aviso" ante el rumbo político de la UE, a la que criticó por no atajar los problemas de financiación de varios de sus miembros.

Carlos demandó un cambio de normativa en el Banco Central Europeo (BCE) que permita al organismo, con sede en Fráncfort (Alemania), comprar deuda directa a los países con dificultades con intereses simulares a los que aplica en los préstamos a la banca europea.

El sindicalista recordó que el BCE da dinero a un 0,75 por ciento de interés a grandes corporaciones financieras, que a su vez "especulan" con las deudas soberanas de varios países al comprar sus títulos a cambio de una tasa muy superior.

Criticó también el proceso de decisiones de los Consejos Europeos, que "ratifican lo escogido por el Parlamento alemán", y demandó más tiempo para reducir el déficit portugués y cumplir las metas exigidas por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Estos dos organismos concedieron el año pasado a Portugal un rescate financiero de 78.000 millones de euros asociado a un duro programa de ajustes y reformas económicas.

"Así se evitaría la aplicación de medidas de austeridad y sacrificios que no resuelven los problemas y se permitiría al Estado hacer alguna inversión pública para dinamizar la economía", argumentó.

La renegociación de los intereses y de los plazos de la amortización de la deuda portuguesa, para poder ahorrar los 4.000 millones que le faltan a los presupuestos del Estado, y una quita de la parte "especulativa" del débito están también entre las propuestas del líder sindical.

Carlos defiende asimismo una tasa a las transacciones financieras del 0,25 % (semejante a la aprobada en Francia), mayor esfuerzo contra el fraude y la evasión fiscal e impuestos más altos a las grandes empresas con beneficios.

Su sindicato pide, además, soluciones urgentes para el alto índice de desempleo de Portugal, cercano al 16 %, y el aumento de la pobreza, reflejado en el hecho de que el 25 % de los 10,5 millones de habitantes de Portugal, según la CGTP, dispone de menos de 432 euros mensuales de ingresos.

El dirigente de la CGTP, que pidió la sustitución del actual Gobierno conservador elegido en los comicios anticipados de junio de 2011, critica que el Ejecutivo se centre demasiado en fomentar las exportaciones y pidió que incentive el mercado interno, del que depende la mayoría de empresas lusas.

Carlos restó importancia a que la dirección del otro gran sindicato luso, la Unión General de Trabajadores (UGT, socialista), no se uniese oficialmente a la huelga y recordó que la mayoría de sindicatos sectoriales adscritos a esa central se han sumado al paro de mañana, entre ellos el de los Cuadros Técnicos del Estado (STE).

En más de una decena de países europeos se organizarán mañana acciones en solidaridad con la huelga general ibérica, incluidos Grecia e Italia, donde se han convocado paros generales de algunas horas.

La huelga general de este miércoles es la tercera que vive el actual Gobierno conservador luso, tras las llevadas a cabo en marzo de este año y noviembre de 2011.

La CGTP, fundada en 1970, es el mayor sindicato de Portugal con unos 665.000 afiliados, cerca del 12 % de la población en edad de trabajar. EFE

Más noticias en Política y Sociedad