Público
Público

Hugo Chávez gana el referéndum para optar a la reelección ilimitada

El 54,36% de los votos se dirigen a favor del "sí"La obsesión contra Chávez, por Marco Schwartz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Chávez celebra junto a su familia la victoria en el referéndum. REUTERS

Y en el segundo round, Chávez ganó a los puntos: seis millones contra cinco. El 54,36% (frente al 45,63%) votó a favor de la enmienda que permitirá al líder bolivariano 'iniciar el tercer ciclo histórico de la revolución, del 2009 al 2019' y afianzar así el 'socialismo del siglo XXI'.

El Hugo Chávez de las grandes ocasiones, lleno de fuerza, con un discurso dirigido a saciar las ansias de victoria de sus seguidores, dirigió la fiesta desde el balcón del pueblo del Palacio de Miraflores como si fuera el mejor maestro de ceremonias. Y para que no quedara ninguna duda de sus verdaderas intenciones, confirmó su agenda política: 'Este soldado es ya precandidato a la Presidencia en 2013'. Se trataría así de la cuarta elección presidencial consecutiva.

'El pueblo, como un gran Lázaro colectivo, resucitó de entre los muertos'. La decepción que causó la derrota de su primer intento de enmienda fue ampliamente paliada por este triunfo electoral, tras 10 años de gobierno y 15 elecciones. 'Hemos resucitado a la patria, que estaba humillada'.

Chávez recobró el pulso electoral tras el batacazo de 2007 y la pérdida de poder pol

ítico en pocas pero importantes plazas en las recientes elecciones municipales y regionales. El cordón umbilical que le une a los sectores populares continúa robusto, pero no tan largo como en las presidenciales del 2006, cuando barrió a la oposición con tres millones de votos de ventaja.

'Bolívar lo dijo: el impulso de esta revolución ya está dado, nadie ni nada podrá detenerlo. Ahora toca darle la dirección correcta, que hoy se llama socialismo, el reino de Dios en la Tierra', clamó el presidente venezolano ante miles de sus seguidores, que abarrotaron las calles del centro de Caracas durante una larga noche de festejos. 'Llegan ríos de gente, las columnas bolivarianas', continuó Chávez.

En la parte más política de su discurso, Chávez adelantó cómo combatirá la temida crisis que llama a la puerta de Venezuela. Toca 'fortalecer' el proceso, 'tenemos que revisar todo lo hecho, rectificar, ajustar', empezando 'por las misiones sociales'. Y luego, en 2010, 'continuaremos abriendo nuevos horizontes y espacios, hasta convertir a Venezuela en una potencia internacional'.

En un aviso para los navegantes que viajan a su lado, Chávez aseguró que reemprenderá la batalla contra la corrupción y la ineficacia administrativa. 'Les garantizo que yo no voy a fallar. Ustedes han escrito mi destino'.

'¡Qué gran victoria! ¡Ésta ha sido una victoria perfecta!', clamó en un momento de su histórica intervención. Hace un año, Chávez calificó el no a su enmienda como una 'victoria de mierda'. El lunes, Teodoro Petkoff, ex guerrillero y líder intelectual de la oposición, parafraseó con ironía al presidente venezolano al definir el resultado del domingo como una 'victoria de enmienda'.

El contundente triunfo no oculta que hay una parte del país que parece despegarse de Chávez. Las dos grandes capitales, Maracaibo (con un 60% para el no) y el distrito metropolitano de Caracas (160.000 votos de diferencia) apostaron de nuevo en su contra, así como los estados de Miranda, Zulia, Táchira y Mérida. En el Petare, la mayor favela de América Latina, azotada por la violencia, ganó el no. En cambio, en el resto del país apabullaron los postulados chavistas, incluyendo el estado de Carabobo, donde gobierna la oposición.

'¡Hasta la victoria siempre! ¡¡Patria, socialismo o muerte!!', gritaron al unísono con su presidente los miles de seguidores, que brindaban con cerveza y ron en la mano, animados por la explosión constante de la pirotecnia y los rugidos de las centenares de motocicletas que subían y bajaban las avenidas, haciendo cabriolas entre la gente. 'Chávez es Simón Bolívar nº2', profetizaba Juan Carlos Baute, un comerciante caraqueño de 35 años, mientras apuraba otro trago de su botella. 'Él nos ha rescatado a los excluidos'.


Más noticias en Política y Sociedad