Público
Público

Los huracanes en México han causado ya 97 muertos

Centenares de personas han sido evacuadas en el estado de Sinaloa al tocar hoy tierra el huracán Manuel, que castiga el país desde el pasado viernes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades mexicanas elevaron este jueves a 97 la cifra de muertos por el paso en los últimos días de los huracanes Ingrid y Manuel, la mayor parte de ellos en el estado sureño de Guerrero.

La nueva cifra fue proporcionada por el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, quien indicó que del registro de fallecidos, 65 perecieron en el estado sureño de Guerrero y el resto en otros diez estados del país. El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, se desplazará en las próximas horas a ese lugar, informó Puente.

'No esperábamos esta magnitud de tormentas', afirmó en una rueda de prensa Luis Walton, alcalde de Acapulco, una ciudad en la que se han sentido especialmente los efectos de las fuertes lluvias registradas desde el pasado fin de semana. Los ciclones tropicales Manuel e Ingrid crearon una tenaza mortal a partir del viernes, el primero desde el Pacífico y el segundo desde el Atlántico, en una confluencia de fenómenos meteorológicos graves que no se veía en medio siglo.

Ingrid dejó de existir este martes, pero desde el Atlántico se está formando una baja presión que puede convertirse en las próximas horas en ciclón, con vientos sostenidos de 40 kilómetros por hora y rachas de 55 km/h. Manuel, en cambio, que se formó el pasado viernes por la tarde como tormenta tropical, perdió fuerza el domingo, pero hoy resucitó y se convirtió en huracán frente a las costas del estado de Sinaloa, en el Mar de Cortés.

Centenares de personas han sido evacuadas en el estado de Sinaloa al tocar hoy tierra Manuel, que llegó con vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora, rachas de 150 y lluvias torrenciales. El huracán se desplaza tierra adentro, hacia el norte, a una velocidad de 6 kilómetros por hora, aunque el pronóstico es que a última hora de hoy pierda fuerza y se convierta en tormenta tropical, según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

'Hay barcos resguardados, mareas altas, cables y árboles derribados, así como las comunidades de las Aguamitas, San Pedro y Dautillos incomunicadas', dijo hoy Evelio Plata Inzunza, alcalde de Navolato, cerca de la costa de Sinaloa. El coordinador de Protección Civil de Sinaloa, Ismael Checa Landeros, indicó que trabajan en varios municipios del estado, como Angostura y Salvador, para evacuar a algunas comunidades que sufren los fuertes vientos: 'Hasta el momento, han sido 750 los evacuados en diferentes puntos del estado', dijo.

Hasta esta noche 334 personas que vivían en La Pintada han sido rescatadas por helicópteros, pero aún se han quedado allí 45 más, en su mayoría varones, que serán evacuados mañana por vía aérea, la única forma de llegar a esa remota comunidad.

El alud se produjo al caer un cerro a la mitad y cubrir un número no determinado de casas, algunas de dos pisos. Hay problemas para las labores de rescate porque la zona es inestable y todavía está corriendo el agua por ese sector.

De los 97 muertos confirmados, según el saldo provisional, sólo en Acapulco [en la imagen superior, personas saquean tiendas en el puerto de Acapulco, ayer, tras el paso de Ingrid y Manuel. EFE/Francisca Meza], uno de los principales centros turísticos del país y el favorito de los habitantes de la capital mexicana, han perecido 18 personas por los efectos de Manuel, que han dejado aislada por carretera a esa ciudad.

En un esfuerzo que comenzó ayer, las compañías aéreas programaron para hoy cerca de 30 vuelos para sacar a miles de personas que están varadas en Acapulco. La autopista que une a Acapulco con la capital mexicana está cerrada por los destrozos sufridos en la vía.

Efectivos de las Fuerzas Armadas, los diversos cuerpos policiales y miembros de Protección Civil están volcados en atender a los miles de damnificados, que superan los 200.000, según datos oficiales, aunque otras cifras indican que pueden ser aún más.

Un centenar de carreteras han sufrido daños, así como numerosos caminos rurales, y decenas de ríos y arroyos están desbordados. A muchas comunidades no han podido llegar aún los equipos de rescate. En ciudades como en Acapulco, los víveres están llegando por barco y por avión, mientras sigan las vías terrestres cerradas.

Más noticias en Política y Sociedad