Público
Público

Iberia Express echa a volar

La nueva compañia de vuelos de bajo coste empezará a operar este domingo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Iberia Express, la nueva filial de vuelos de bajo coste para el corto y medio radio de la compañía, echa a volar: se ha presentado en sociedad este viernes aunque no será hasta el próximo domingo cuando empiece a surcar los cielos.

La aerolínea de bajo coste de Iberia iniciará sus operaciones el próximo domingo a cuatro destinos nacionales -Palma de Mallorca, Alicante, Málaga y Sevilla- con precios de lanzamiento a partir de 25 euros.

Iberia Express también lanzará una campaña, que durará cinco días, con ofertas a partir de 45 euros para los vuelos a las islas Canarias, que comenzarán en junio, y de 59 euros para los europeos, que empezará a operar entre junio y septiembre.

El vuelo inaugural enlazará Madrid con Alicante, ha anunciado el consejero delegado de Iberia Express, Luis Gallego, en el acto de presentación de la nueva compañía, en el que ha avanzado los diferentes trayectos que va a cubrir la aerolínea en la temporada de verano.

En total, Iberia Express operará en la temporada de verano 17 vuelos, doce de los cuales serán nacionales y cinco a destinos europeos. No obstante, los billetes no se podrán comprar en la página web de Iberia Express hasta la próxima semana y de momento sólo se distribuyen a través de los canales de venta de Iberia, indicó.

El próximo mes de mayo Iberia Express sumará nuevos destinos desde Madrid que serán a Vigo, Lanzarote, Granada, Menorca e Ibiza, y para los meses de junio y julio iniciará sus vuelos a Europa, a destinos como Dublín, Riga, Nápoles (Italia) y Mikonos (Grecia).

En el mercado doméstico está previsto que en junio se sumen los aeropuertos de Santiago de Compostela y Fuerteventura y La Palma, y en septiembre Amsterdam. La filial de bajo coste de Iberia comienza a operar con cuatro aviones Airbus A320, a los que se van a unir progresivamente otros nueve hasta llegar a 13 a finales de año.

La creación de esta nueva compañía, que ha sido contestada desde diversos colectivos de la empresa, en especial por parte de los pilotos a través de su sindicato (Sepla-Iberia), hasta el punto de generar doce días de huelga, es considerada como una parte fundamental para el futuro de Iberia.  

La aerolínea sigue con sus planes con respecto a la creación de la nueva compañía al margen de la disputa que mantiene con el colectivo de pilotos, que ha mostrado una férrea oposición a la nueva filial y que ha provocado doce huelgas.

La compañía comienza a volar más de tres años después de que el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez Lozano, anunciara sus intenciones de crear una nueva filial de bajo coste.  Iberia llevaba varios años anunciando un cambio de modelo en el ruinoso corto y medio radio y finalmente se decantó por la creación de Express, que fue confirmada oficialmente en octubre de 2011.

El sindicato de pilotos Sepla esgrimió entonces que la nueva compañía era 'ilegal' y que contravenía las cláusulas de su convenio en lo referente a externalización de la producción y tras meses de negociaciones llevó a cabo una docena de paros desde el pasado mes de diciembre que costaron a la compañía tres millones de euros por cada jornada, según reconoció la propia Iberia.

La compañía sí que logró firmar con sus trabajadores de tierra y tripulantes de cabina (TCP) sendos convenios colectivos con garantías de empleo que evitaron que se sumaran a los paros de los pilotos, aunque los sindicatos minoritarios en tierra CTA y CNT y el sindicato de tripulantes Stavla sí que convocaron paros en coordinación con Sepla.

La intensificación del conflicto llevó al sindicato a convocar 24 jornadas de huelga más en fechas clave para el sector turístico como Semana Santa y Puente de Mayo, lo que motivó la intervención de los Ministrios de Fomento y Empleo, que llegaron a un acuerdo de mediación con ambas partes para desconvocar la huelga, un trato que desembocó en el nombramiento de Manuel Pimentel como mediador.

La nueva compañía, filial al 100% de Iberia, contará con una plantilla de 500 empleados —125 pilotos, 50 personal de tierra y 325 tripulantes de cabina (TCP)—, todos nuevas contrataciones y con una flota de 13 aviones, que pueden llegar a 40 en 2015.

Según informó Iberia, Express aportará unos ahorros de 100 millones de euros anuales hasta 2015 y constituye uno de los pilares de las áreas específicas de mejora financiera previstas por el 'holding' resultante de la fusión Iberia-British, IAG.

El grupo detalló que el 45% de estos 100 millones procederán de la diferencia del beneficio operativo proveniente de las tripulaciones, un 25% de los servicios de 'handling', otro 25% de ahorros en costes generales, y un 5% por incremento de los activos.

'No está previsto que ningún empleado actual de Iberia vea alteradas sus condiciones de trabajo', dice la compañía

Desde Iberia se ha insistido en que 'no está previsto que ningún empleado actual de Iberia vea alteradas sus condiciones de trabajo' por el lanzamiento de Iberia Express', motivo por el cual considera injustificadas la huelga de los pilotos y las reclamaciones del colectivo.

La nueva low cost tendrá servicios de mantenimiento y handling proporcionados por Iberia 'a precios de mercado'. Sus vuelos serán operados en código compartido con Iberia y la gestión de sus ingresos se realizará también en coordinación con la matriz.

Iberia Express tendrá su base en Madrid y servirá para aportar tráfico a las rutas de largo radio de Iberia, compañía con la que compartirá códigos. Dispondrá de dos clases (Business y Turista), pero sus menores costes facilitarán que pueda competir con el resto de operadores en el 'competitivo mercado nacional y europeo'.

Más noticias en Política y Sociedad