Público
Público

"La imaginación distingue la radio de la televisión"

Pepa Fernández. Periodista. Hoy cumple mil programas al frente de ‘No es un día cualquiera’ de Radio Nacional de España

REBECA FERNÁNDEZ

A pesar de que le sienta "muy mal" madrugar, Pepa Fernández lleva desde 1999 poniéndose al frente de No es un día cualquiera (RNE) cada mañana de los fines de semana. "Es lo único duro de este trabajo", confiesa esta periodista, que hoy celebra su programa número mil en este espacio ideado como un paréntesis en la actualidad diaria.

¿A qué saben los mil programas?

Me siento un poco pieza de museo y no acabo de asumir que llevo diez años y medio.

¿Uno de los motivos de esta longevidad es que se deja espacio para la reflexión?

Es muy posible. Siempre se ha planteado como un programa hamaca, en el sentido de que el fin de semana puedes ver las cosas de manera más relajada. No nos hemos visto marcados por la actualidad del día a día y podemos reflexionar sobre otras cosas que también tienen que ver con nuestra vida y de las que no se habla normalmente. Hemos evitado el fútbol, la política y la prensa del corazón, y nos ha funcionado.

Otra de sus banderas es el cuidado de la lengua.

Sí, nos ocupamos del lenguaje, e intentamos jugar con él y comunicar mejor.

¿Se maltrata mucho en los medios a la lengua?

Creo que sí. En general, y por desgracia, los periodistas estamos perdiendo interés porque no somos conscientes de que es nuestra herramienta de trabajo y que hay que tenerla cuidada, como un carnicero tiene afilados sus cuchillos. Pero los políticos la maltratan más.

En su programa hay escuchantes y no oyentes, una idea que nació de uno de ellos. ¿También describe la vocación del programa?

Todos en este medio queremos que nos escuchen y cuando hablamos no que queremos que simplemente nos oigan.

¿Una de las grandes bazas de la radio frente a la tele es la cercanía con el oyente?

Lo que diferencia a la radio de la televisión es el trabajo que hace la imaginación. La radio hace trabajar tu mente porque cuando yo entrevisto a alguien, si la gente no lo conoce, se lo imagina. Otra cosa importante, y donde está el secreto de la radio, es que te la puedes llevar donde quieras y te permite hacer otras cosas. Creo que por eso ha sobrevivido y además se ha reforzado. También esa proximidad da un plus de cariño. Puedes entrar en la intimidad de las personas y eso hace que te sientan como alguien muy familiar.

¿Internet amenaza o complementa a la radio?

La refuerza porque tu competencia aumenta, ya que Internet te permite escuchar cualquier emisora del mundo. También puedes seleccionar lo que te gusta y escucharlo cuando quieras. Las posibilidades que da la Red a la radio son infinitas y maravillosas.

¿Por qué las mañanas a diario son masculinas?

Siempre me lo he preguntado. Creo que a alguien le funcionó esa fórmula y los demás la copiaron. Es muy difícil cambiar cosas en la radio, es un medio de fondo. Julio César Iglesias dice que los programas son buenos porque duran, no duran porque sean buenos. Las apuestas a largo plazo son las que acaban funcionando.

¿Su programa se podría hacer en televisión?

Seguramente no funcionaría, porque lo que va bien en radio no tiene por qué funcionar en televisión. De hecho, hay muchos ejemplos de personas muy buenas en la radio que después en televisión eran bastante mediocres. En mi caso, la televisión no es una meta, porque para mí la radio ya es lo más grande. No concibo un medio más maravilloso para dirigirme a la gente.