Público
Público

El incendio de Castellet ha quemado más de 570 hectáreas y sigue sin control

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El incendio declarado ayer en la población de Castellet i la Gornal (Barcelona) continúa sin control después de haber quemado más de 570 hectáreas y haber obligado a desalojar a unas 300 personas de una urbanización del término municipal de Canyelles, que han pasado la noche fuera de sus casas.

Según han informado los Bomberos de la Generalitat, más de cuarenta dotaciones terrestres siguen trabajando para intentar controlar este incendio, que afecta a las comarcas barcelonesas del Alt Penedès y el Garraf.

Desde antes de las 7 horas se han ido incorporando a las labores de extinción, de forma escalonada, los distintos medios aéreos.

El director general de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento, Jordi Gassió, ha señalado desde el centro de mando de los Bomberos, situado en Vilanova i la Geltrú, que "el fuego está estabilizado, pero aún no lo podemos dar por controlado".

Gassió ha mostrado su confianza en que "si no se levanta el viento, este mediodía podríamos considerar el incendio en fase de control".

Durante la noche ha disminuido la intensidad del viento mientras el perímetro del incendio ha ido creciendo lentamente. El área que se mantiene más activa es la del flanco izquierdo, en la zona de Mas Baró, por lo que no se ha autorizado aún el retorno de los vecinos a la urbanización de Les Palmeres.

El perímetro del incendio ha afectado al espacio de interés natural del Sistema Litoral Central y a los parques del Foix y del Garraf.

A consecuencia del incendio continúa cortada en ambos sentidos de la marcha la carretera BV-2115, entre los kilómetros 3 y 7, a su paso por Castellet i la Gornal.

El dispositivo para la extinción del fuego está compuesto por efectivos de los Bomberos de la Generalitat, los Mossos d'Esquadra, la Cruz Roja, el Sistema de Emergencias Médicas, el cuerpo de Agentes Rurales, de las Agrupaciones de Defensa Forestal y de las policías locales.

También han sido habilitados en el cámping Vilanova Park, de Vilanova i la Geltrú, el Centro de Mando Avanzado de la Dirección General de Protección Civil y el Centro de Mando de los Bomberos de la Generalitat.