Público
Público

Los incidentes marcan el primer día de huelga de los conductores de autobuses

EFE

Los incidentes violentos han vuelto a marcar hoy el primer día de una nueva semana de huelga de los conductores de autobuses en Barcelona, que se ha saldado con un guardia urbano herido, un conductor detenido y numerosos sabotajes, en una jornada en la que se han cumplido los servicios mínimos.

El delegado de la CGT detenido esta mañana por una presunta agresión a un guardia urbano mientras participaba en un piquete informativo ante la cochera de Sant Andreu ha sido puesto en libertad con cargos alrededor de las seis de la tarde tras prestar declaración en la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Les Corts.

Fuentes de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) aseguraron que desde anoche hasta esta tarde han sido once los sabotajes en autobuses, sobretodo cristales rotos y ruedas pinchadas.

En el primer día de esta segunda semana huelga de los conductores, que durará hasta el viernes, los servicios mínimos se han cumplido con normalidad tanto por la mañana como por la tarde, cuando "se ha cubierto el 50% de la circulación de los autobuses que tiene que haber entre las cinco y las ocho de la tarde", según fuentes de TMB.

Desde la CGT afirmaron que por la tarde "todo ha ido bien y se han acatado los servicios mínimos", ya que según los sindicatos no hacerlo podría beneficiar a la empresa.

Los convocantes del paro criticaron la actuación de la policía en la cochera del Triángulo Ferroviario, situada en el barrio de Sant Andreu, durante la salida de los servicios mínimos de la tarde, ya que "han impedido la entrada de un piquete informativo".

Respecto a la discrepancia entre la empresa y los dos sindicatos convocantes del paro (CGT y Actub) sobre a qué hora deben salir los autobuses de las cocheras, fuentes de TMB afirmaron hoy que la salida se tiene que efectuar para cumplir el "inicio efectivo en el terminal de la línea", según dice la orden dictada por Trabajo, y añadieron que "no es una interpretación por parte de la empresa".

El primer día de huelga también ha servido para celebrar una asamblea de trabajadores en la plaza Universitat de Barcelona, a la que han asistido un millar de conductores y en la que se ha acordado seguir con los paros de esta semana y de los próximos jueves, tal y como estaba previsto, y no convertir la huelga en indefinida.

Después de la asamblea, los seguidores de la huelga se han dirigido en manifestación hasta la comisaría de Les Corts, donde estaba detenido hasta esta tarde uno de los conductores.

El presidente del Comité de Empresa, Saturnino Mercader, aseguró que el 95% de la plantilla en activo de los conductores ha secundado esta mañana la huelga, aunque desde la empresa no han dado cifras del seguimiento que está teniendo.

La CGT ha pedido hoy a la empresa mediante un comunicado "sentarse a negociar" y ha criticado el hecho de que TMB se negara a entregar la hoja de servicios mínimos.

El presidente del grupo de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Trias, ha pedido hoy mediante una nota de prensa que "los sindicatos y la dirección de TMB abandonen su confrontación y empiecen a pensar en los ciudadanos de Barcelona".

Según Trias, "no se entiende la negativa de los sindicatos a abrir la negociación del convenio colectivo, pero tampoco que la empresa dé la huelga por inevitable".

Sin embargo, el presidente de TMB, Didac Pestaña, señaló el domingo que ha habido un incremento de las bajas médicas de los conductores de autobuses en los días previos a la huelga, un porcentaje que ha cifrado entre un 22% y un 23% de la plantilla y que supone 700 de sus 2.800 conductores.

Más noticias