Público
Público

Las incompatibilidades de los diputados serán públicas

El PSOE impulsa la reforma, que parte de un consenso general

G. L. A.

Las actividades extraparlamentarias de los miembros del Congreso de los Diputados serán públicas si prospera la reforma urgente del Reglamento de la Cámara que ha decidido acelerar el Grupo Socialista, según anunció ayer su portavoz, José Antonio Alonso.

El PSOE quiere impulsar la concreción del principio de acuerdo alcanzado en abril en la Comisión del Estatuto de los Diputados para que dejen de ser secretas las votaciones del dictamen de compatibilidades, así como su contenido. Esta publicidad requiere la modificación del artículo 63. 2 del Reglamento del Congreso, en el que se establece que las sesiones serán públicas salvo "cuando se debatan propuestas, dictámenes, informes o conclusiones elaboradas en el seno de la Comisión del Estatuto de los Diputados".

El portavoz socialista se mostró a favor de que los ciudadanos puedan conocer también las declaraciones de actividades que presentan los diputados, aunque la fórmula de acceso que podría ser la página web de la Cámara deberá decidirla la Mesa de la Cámara.

Alonso subrayó que este cambio supondrá un "salto cualitativo desde el punto de vista de la transparencia" y permitirá un mayor control de los ciudadanos sobre el ejercicio de la actividad política.

El portavoz socialista aseguró que su propósito es que esa reforma se acometa "muy rápido", en el plazo de un mes, y ayer mismo comenzaron las conversaciones con el resto de los grupos, que conducirá el portavoz socialista en la Comisión del Estatuto, Francesc Vallès.

El secretario general del Grupo Popular, José Luis Ayllón, recordó que su partido se ha mostrado "desde el primer momento" a favor de que sean públicos los debates y votaciones sobre los regímenes de compatibilidad de los diputados. Para el Grupo Popular la normativa vigente es "muy antigua" y el cambio, necesario.

Pero, al mismo tiempo, Ayllón calificó de "sorprendente" el anuncio hecho ayer por Alonso, ya que los grupos, dijo, "llevan tiempo trabajando en esta cuestión". A su juicio, es una prueba de que "la improvisación y el nerviosismo del Gobierno se han contagiado al Grupo parlamentario Socialista".

La reforma del Reglamento se quiere acotar a la normativa citada, pero no se descarta que otros grupos planteen que se aproveche para abordar otras modificaciones pendientes.

Más noticias de Política y Sociedad