Público
Público

La Infanta Elena inaugura la Feria del Libro, dedicada a Latinoamérica

EFE

La Infanta Elena ha inaugurado hoy la 67 edición de la Feria del Libro de Madrid, que este año está dedicada a Latinoamérica, en una jornada en la que las nubes amenazantes no han impedido a las autoridades y a los primeros visitantes recorrer las 364 casetas del parque del Retiro.

Así, desde hoy y hasta el 15 de junio, este certamen cultural, que se ha convertido en uno de los más importantes del año, será escaparate de las últimas novedades editoriales y de los títulos de siempre, y parece que con buenas expectativas económicas, pese a la crisis que afecta a otros sectores, según han reconocido hoy el ministro de Cultura, César Antonio Molina, y el director de la Feria, Teodoro Sacristán.

"La cultura siempre ha vivido en crisis y, por tanto, sabemos sobrevivir a estos períodos", ha dicho el ministro, para añadir que "el mundo de la cultura, y en concreto el del libro, está muy preparado económicamente, y sabe salir adelante siempre".

El ministro de Cultura también ha destacado la importancia de la Feria de Madrid, "una de las más grandes del mundo". "Es una Feria ejemplar y ha servido de ejemplo para la de otros países".

Por su parte, Teodoro Sacristán tampoco cree que la crisis afecte al sector del libro, como se desprende de los últimos datos difundidos por los editores.

Sacristán está convencido de que esta edición de la Feria servirá para estrechar lazos con Latinoamérica y para fomentar el conocimiento de la literatura de estos países.

La joven literatura latinoamericana ha desembarcado este año en la Feria. Además de los 30 escritores de 16 países que participarán en las numerosas actividades organizadas, también están representadas las editoriales de todos los países a través de 1.800 títulos.

Isadora de Norden, la directora del CERLALC, la entidad encargada de traer a los escritores latinoamericanos a este certamen, cree que esta presencia en la Feria puede servir para que España "empiece a tener una mirada más amplia" de lo que es la literatura iberoamericana, "que no son sólo diez nombres".

Durante la inauguración, la Infanta Elena, que todos los años visita la Feria de "paisana", como recordó Sacristán, ha estado también acompañada por la presidenta del certamen, Pilar Gallego, y por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón,

Además han recorrido la Feria el consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, Santiago Fisas; la concejala de las Artes, Alicia Moreno, el director general del Libro, Rogelio Blanco, y Encarna Rodríguez Cañas, consejera de Cultura de Asturias, que este año es la comunidad autónoma invitada.

Durante el recorrido por la Feria, que este año celebra su 75 aniversario (durante la guerra y la posguerra no se celebró algunos años) la Infanta Elena, que fue saludada por los visitantes y por los niños que estaban en el Retiro con sus respectivos colegios, ha sido obsequiada con numerosos libros -otros los compró-, en su mayoría de género infantil.

Los organizadores de la Feria le han regalado dos grabados de Eduardo Arroyo, inspirados en dos dibujos que él mismo realizó en homenaje a Stendhal y Flaubert, y en el pabellón de Asturias le han entregado dos libros sobre el Principado.

En el apartado infantil la Infanta se ha llevado, entre otros muchos títulos, "Pequeña Historia de España", de Manuel Fernández Álvarez e ilustrada por Julius; "El libro de Ana Frank", "El dragón lector" y "Yoga para niños".

También se ha interesado por un callejero, "el más completo", de Madrid, y por "la Guía de los pueblos de España", "Instrucciones para salvar el mundo", de Rosa Montero, y los poemarios de Juan Gelmán, Ángel González y Luis García Montero.

También se ha llevado "Una lectora nada común", de Alan Bennett, sobre las lecturas de la Reina Isabel de Inglaterra, y Alberto Ruiz-Gallardón le ha recomendado "El niño con el pijama de rayas", de John Boyne, y "Mahler", de José Luis Pérez Arteaga, que la Infanta dijo que compraba para su madre, la Reina.

Más noticias de Política y Sociedad