Público
Público

Inmigrantes americanos, africanos y asiáticos no se casan entre sí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los inmigrantes procedentes de América, Asia o Africa no se casan entre sí. Sí lo hacen con europeos, y no sólo españoles. Además, son proporcionalmente más las mujeres que encuentran cónyuge de España que los hombres, excepto los africanos. Excepción estadística que quizá explique por qué se desmantelan redes de matrimonios fraudulentos con varón, sobre todo, africano.

Son fenómenos que se deducen de los datos del Movimiento Natural de la Población, del Instituto Nacional de Estadística, correspondiente a 2006 y los años anteriores son muy parecidos, confirmando que no son ocasionales.

El primero, la escasez de bodas entre africanos, asiáticos y americanos tiene explicación, según Lorenzo Cachón, sociólogo y presidente del Foro de Integración Social de los Inmigrantes, en los "planteamientos endogámicos y tradicionales de estos grupos. Sin necesidad de hacer referencia a las culturas, uno se mueve en su grupo natural".

Eso explicaría, junto al hecho de vivir en España, que los dos grupos que copan casi el 90% de las uniones sean matrimonios con españoles y con connacionales.

De los 2.958 africanos que se casaron en España, apenas 65 (un 2,2%) lo hicieron con americanas y sólo 2 con asiáticas (un 0,07%). Tienen que celebrarse casi mil quinientos matrimonios con varón africano para encontrar una novia asiática.

En mujeres, de 1.746 casadas, un 0,9% encontraron marido americano y un 1,1% asiático.

La tendencia es aún más clara si sólo se miran países subsaharianos. Ninguna de las 472 esposas nigerianas matrimonió con un americano o un asiático y sólo uno de los 748 hombres lo hizo con asiática y siete con americana (un 0,9%).

En cuanto a las americanas, de 12.935 novias, un 0,5% eligieron cónyuge de Africa (los americanos, un 0,2%) y un 0,14% asiáticos (entre los hombres, un 0,06%). Es decir, un matrimonio de cada 200, cuando más, y uno de cada 1.500 cuando menos.

De las 448 asiáticas casadas en España, 2 lo hicieron con africanos (una de cada 224) y cinco con americanos (casi una de cada cien).

LAS MUJERES PREFIEREN EXTRANJEROS

El segundo fenómeno llamativo es que, salvo en los africanos, las mujeres se casan más con extranjeros que los hombres.

Por ejemplo, los americanos eligieron americanas (generalmente compatriotas) en el 44,3% de los casos, mientras que entre las mujeres el porcentaje baja al 25,6%.

Parece que la explicación podría estar en fenómenos muy conocidos pero de difícil reflejo en estadísticas, "caravanas de mujeres" y turismo matrimonial, la situación reflejada por Iciar Bollain en "Flores de otro mundo".

Hombres que en condiciones normales difícilmente encontrarían cónyuge, por su aislamiento, por su edad o por otros factores limitantes, logran casarse gracias a que una inmigrante encuentra aceptables las condiciones a cambio de estabilidad económica e integración social en el país de acogida.

Es la impresión que, como experto, tiene también Lorenzo Cachón: "Hay un contingente importante de varones españoles que buscan mujeres extranjeras. Es soltería que también afecta a las mujeres, sólo que las solteras de cierta edad buscan menos. Pensemos en esas caravanas de mujeres, que no es un tema anecdótico. Se buscan mujeres casi sólo extranjeras".

Aunque la gran mayoría de estos matrimonios en los que se intercambia juventud y belleza por seguridad e integración afectan a varones españoles, la estadística indica que también podría referirse a otros varones europeos procedentes de países ricos.

Eso explicaría que sólo los europeos matrimonien con personas de todos los continentes. Si se prescinde de los españoles, el 11,7% de los europeos elige cónyuge no europeo. Y si además se quita a ciertos países especialmente endogámicos, la mayoría del Este, el porcentaje sube al 17%.

Si se miran los africanos en su conjunto, se casaron en España 2.958 hombres. Casi el 70% lo hizo con españolas y sólo el 19,2% con africanas, mientras que un 32,6% de las mujeres eligieron hombre africano y un 61,5% español.

Esta excepción a la regla de que las mujeres sean menos endogámicas parece indicar que no es casual que las dos últimas grandes operaciones contra los matrimonios por interés, las efectuadas en Murcia (131 matrimonios hasta noviembre de 2007) y en Pamplona (117 imputados), se refieran a varones africanos, sobre todo.

Son matrimonios que se conciertan con mujeres españolas por un precio que oscila entre 3.000 y 9.000 euros y se llegan a anunciar por Internet. Su fin es lograr la regularización.

Aunque no todos los matrimonios fraudulentos lo sean por interés. Hay un número indeterminado por solidaridad. Cachón cuenta que "ocasionalmente, en un curso salió el tema y yo comenté que no conozco a nadie que se haya casado por razones humanitarias. Un alumno levantó la mano y dijo: "Nadie, que tú sepas. Porque yo soy uno de esos. Me he casado con una persona sólo por ayudarla, sin mediar dinero. Y conozco a otros".

LOS CHINOS CON LAS CHINAS QUIEREN VIVIR

El grupo más endogámico es el asiático, y dentro de él el chino.

De los 75 matrimonios en los que el hombre era chino, en 57 casos la mujer también lo era. Una más era asiática, de nacionalidad sin especificar, y 16 europeas -quince españolas y una búlgara-. Ni una sola africana y una sola americana, de Perú, país con una importante colonia de origen asiático.

Con las chinas, la situación se invierte respecto a los varones: prefieren españoles para casarse, 79, antes que otros chinos, 57. Fuera de estas nacionalidades, sólo otros dos matrimonios, con un italiano y un holandés.

Estos datos avalan la imagen popular de que los chinos viven, trabajan y se relacionan con otros chinos.

Pero unos llevan la fama y otros cardan tanta lana, al menos, como ellos. Es el caso de algunos europeos del Este, ucranianos, rusos, rumanos y búlgaros.