Público
Público

El Instituto de la Mujer dice que imponer faldas cortas a las enfermeras es decisión casposa e ilegal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Instituto de la Mujer ha tachado hoy de "casposa, carca", ilegal y discriminatoria, la decisión de un centro sanitario gaditano de imponer a sus enfermeras la falda corta, el escote y la cofia.

En declaraciones a EFE la directora del Instituto de la Mujer, Rosa Peris ha pedido a la clínica San Rafael, en Cádiz, que reconozca su "error", permita libertad de elección de vestuario a sus enfermeras y acabe con "estas prácticas ofensivas que atentan contra la dignidad" de las trabajadoras.

A su juicio, no existe ninguna razón objetiva -"ni de seguridad, ni de eficacia ni de comodidad"-, de imponer la falda corta y el escote alargado.

Por el contrario, argumentó, la clínica pretende conseguir una "determinada imagen, que no tiene que ver con la profesión sino con el hecho de ser mujer".

En este contexto, se preguntó por qué la imposición de esa indumentaria sólo rige para las enfermeras y no para las médicas y resto de personal sanitario.

Todo ello "tiene que ver con un modelo antiguo, carca y casposo, con una imagen estereotipada de la profesión de enfermera".

Además, dijo Peris, es ilegal porque supone una "discriminación directa", contemplada en la Ley de Igualdad y -añadió- en ningún caso un convenio colectivo puede contravenir una norma superior.

Peris calificó asimismo de "acto de revancha y presión" la decisión de la empresa de retirarles un plus económico a las enfermeras por negarse a aceptar la normativa de vestimenta