Público
Público

Los integrantes del comando "Erreka" trataban el material y construían detonadores en Legorreta

EFE

Los integrantes del "comando Erreka" trataban el material explosivo y construían detonadores en el caserío Olalde de la localidad guipuzcoana de Legorreta que después distribuían entre los zulos hallados en Guipúzcoa y Navarra, según ha informado hoy la Guardia Civil.

El instituto armado ha mostrado hoy a los medios de comunicación todo el material incautado en la operación contra este comando de ETA, presuntamente formado por Aitor Esnaola, arrestado el martes en Legorreta Dorronsoro, y Andoni Goikoetxea Gabirondo, que logró huir.

En la operación contra el "Erreka" fue detenido también Lander Etxeberria, a quien la Guardia Civil atribuye haber actuado de correo con la dirección de ETA, e Igor Esnaola, hermano de Aitor y que ayer quedó en libertad tras comprobarse que no tenía relación con este grupo.

En total se han decomisado 1.369 kilos de nitrato amónico, 43,1 de polvo de aluminio, 22,1 kilos de pentrita, 60 gramos de explosivo detonante Diazodinitrofenol (DDNP), 100 litros de combustible líquido y 98 detonadores eléctricos.

Se trata de la mayor cantidad de material explosivo incautado a ETA en España, ha señalado la Guardia Civil.

Entre el material hallado figura un molino con el que los presuntos terroristas trituraban el nitrato de amónico que después, una vez en polvo, distribuían en garrafas de plástico que depositaban en los zulos, ya preparado para la elaboración de explosivos como el amonal, según ha explicado en el cuartel de Intxaurrondo un especialista en explosivos de la Guardia Civil.

El nitrato de amonio es un compuesto químico que se emplea como fertilizante, aunque el hallado en esta operación es de "gran pureza", adecuado para fabricar explosivos, ha indicado el oficial del instituto armado.

En el caserío Olalde, la vivienda habitual de Aitor Esnaola, se encontraron el martes 850 kilos de nitrato amónico en grano, empaquetado en grandes sacos de plástico, además de 14 kilos de pentrita -un explosivo acabado-, 100 litros de combustible, tres detonadores eléctricos "artesanales", tres temporizadores y 60 gramos de DDNP, una sustancia explosiva "bastante inestable" que se utiliza para la elaboración de los detonadores.

En este lugar había también una importante cantidad de cordón detonante, un bastidor para secado, una gran olla, y la máquina empleada para pulverizar el nitrato.

También se hallaron en la casa de Esnaola 3.850 euros en efectivo y 19 cartuchos de 7,62.

En el segundo registro del caserío, efectuado el jueves, la Guardia Civil halló un nuevo escondrijo con 30 kilos de polvo de aluminio -otro componente empleado para fabricar amonal- y 1,1 kilos de pentrita.

Ese mismo día el instituto armado inspeccionó el caserío Aldaola, propiedad de la familia Esnaola y ubicado en la vecina localidad de Bidegoian, próximo a Legorreta, donde se incautaron de otros 137 kilos de nitrato y de un revolver Smith & Wesson de calibre 357 Magnum.

En el zulo de Zegama (Guipúzcoa), la Guardia Civil encontró 229 kilos de nitrato amónico en polvo, guardado en garrafas y bidones, 60 detonadores ya montados, 7,2 kilos de polvo de aluminio y 3 kilos de pentrita.

Posteriormente el dispositivo policial se trasladó con Aitor Esnaola presente a la localidad navarra de Azpiroz, donde se localizó otro zulo con 79 kilos de nitrato, 3 de polvo de aluminio, 2,5 kilos de pentrita y 15 detonadores.

Por último, la Guardia Civil levantó otro zulo en Baraibar (Navarra) en el que el "Erreka" había depositado 74 kilos de nitrato amónico, 1,5 kilos de pentrita y 3 de polvo de aluminio, así como 20 detonadores "artesanales".

Más noticias de Política y Sociedad