Público
Público

Irán cierra la corresponsalía de la televisión árabe 'Al Arabiya' en Teherán

Arrestan a dos periodistas belgas en Teherán mientras cubrían los disturbios desatados tras la reelección del presidente ultraconservador Ahmadineyad

EFE

El Gobierno de Irán ha ordenado esta mañana el cierre de la corresponsalía del canal Al Arabiya en Teherán durante una semana a partir de hoy, sin ofrecer las razones de la decisión, según la página web del canal.

Desde Dubai, donde se encuentra la sede de la televisión, su director, Nabil al Jatib, explicó que las autoridades "no ofrecieron ninguna explicación para cerrar la oficina".

No podrán emitir "desde el país, en un momento en el que se producen disturbios y protestas protagonizadas por reformistas por lo que consideran (han sido) unas elecciones fraudulentas", aclara Al Jatib.

Las elecciones celebradas hace dos días otorgaron al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, la reelección en el cargo con el 64% de los votos.

"Al Arabiya está preocupada por lo que supone estar cubriendo un país tan importante como Irán en un momento tan importante como éste y que después nos lo prohíban sin ofrecer las razones detrás de la decisión", dijo Al Jatib.

El director de la cadena aseguró que el corresponsal con el que cuentan en Teherán, Diá al Naser, tiene nacionalidad iraquí y reside en Teherán desde hace cuatro meses con la acreditación necesaria.

El propio Al Naser informó de la decisión a los televidentes mediante una transmisión en directo y añadió que le pidieron cambiar una información, tras lo cual fue informado de la decisión.

"La decisión llegó después de varias horas de negociaciones con funcionarios del Ministerio, y este organismo, que es el encargado de dar las acreditaciones de prensa, se negó a dar una justificación al cierre de las actividades de la corresponsalía", añade.

El corresponsal explicó que el Ministerio de Información iraní le había pedido la sustitución de algunas informaciones propias por otras difundidas por la agencia oficial de noticias iraní."La oficina de Al Arabiya llevó a cabo la corrección", afirma la cadena en su sitio de internet.

Sin embargo, la cadena aclara, el corresponsal se reunirá mañana con funcionarios del Ministerio para discutir la situación, "mientras tanto no puede trabajar", según el director de la cadena.

Al Arabiya añade que ayer, las autoridades iraníes "ordenaron a algunos corresponsales extranjeros que cubrían las elecciones que abandonaran el país, en medio de los choques violentos entre manifestantes y las mayores demostraciones públicas desde la revolución de 1979".

La cadena árabe afirma que no es la primera vez que sufren "ataques" de las autoridades de Irán, ya que en septiembre el Ministerio de Información retiró la acreditación del jefe de la corresponsalía, Hassan Fahs, "sin aviso previo".

"Nuestra página web en farsi ha sido bloqueada en varias ocasiones", añade la cadena, que también ofrece sus contenidos en urdu desde marzo de 2008, para la audiencia en Pakistán y Afganistán.

Al Arabiya emite, desde marzo de 2003, desde Dubai, en Emiratos Árabes Unidos, en árabe y fue la primera cadena de televisión a la que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció una entrevista, tras su toma de posesión en enero de 2009.

Dos periodistas belgas han sido arrestados en Teherán mientras cubrían las manifestaciones que tenían lugar tras el anuncio de los resultados de los comicios presidenciales en los que salió reelegido el actual mandatario, Mahmud Ahmadineyad, informó la radiotelevisión pública belga.

Willy Vandervorst, de la radiotelevisión francófona RTBF, y Jef Lambrecht, de la cadena flamenca VRT, fueron retenidos durante un hora aproximadamente en los sótanos del ministerio iraní de Información.Vandervorst fue arrestado cuando estaba en la calle con su equipo de sonido, y la policía iraní arrestó también a Lambrecht al constatar que ambos se conocían.

Lambrecht afirma haber recibido "un pequeño golpe" de uno de los agentes antes de ser conducido junto a su colega a los sótanos del ministerio de Información, donde ambos encontraron "a 13 manifestantes de rodillas y con esposas de plástico", en declaraciones recogidas por la página web de la RTBF.

Los dos periodistas fueron liberados una hora más tarde, con la consigna de no tomar fotos ni imágenes.

La cadena belga recordó que otro de sus técnicos de sonido fue agredido ayer, sábado, por la policía mientras cubría una manifestación, y afirma que sus enviados especiales "están pagando el precio de la represión mediática" que han puesto en marcha las autoridades iraníes.

El ministro belga de Exteriores, Karel de Gucht, se ha puesto en contacto con la embajada de Irán en Bruselas después de conocer los hechos de mano de la RTBF, y tiene previsto hacer una declaración al respecto en las próximas horas.

 

Más noticias de Política y Sociedad