Público
Público

Irán está fabricando una segunda planta de enriquecimiento

Reuters

Irán ha comunicado al organismo nuclear de la ONU que tiene una segunda planta de enriquecimiento de uranio en construcción, una revelación tardía que sin duda intensificará los temores occidentales a que tenga un programa secreto para fabricar armas nucleares.

Irán informó al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de la existencia de la planta en una carta al director general del OIEA, Mohamed ElBaradei, el lunes, mientras las seis potencias e Irán se preparan para unas excepcionales conversaciones el 1 de octubre sobre su polémico programa nuclear.

La revelación, que prolonga una historia de ocultamiento por parte de Irán de planes nucleares sensibles a los inspectores de la ONU, podría agudizar el pulso entre las potencias y Teherán sobre sus ambiciones nucleares y dar elementos para que Occidente inste a que se estudien sanciones más duras de la ONU contra la República Islámica.

Una fuente de la Casa Blanca dijo que el presidente Barack Obama y los líderes de Reino Unido y Francia, que se encuentran en una cumbre del G-20 de en Pittsburgh, acusarían a Irán el viernes de ocultar una central sensible al OIEA durante años.

Obama pediría que Irán permitiera una inspección inmediata de la planta por parte de la OIEA, dijo el responsable, que agregó que se cree que la planta en desarrollo estaría diseñada para unas 3.000 centrifugadoras para enriquecer uranio.

Este número es suficiente, en teoría, para producir material para un dispositivo nuclear en un año si funcionan ininterrumpidamente, aunque Irán no parece haber dominado aún esta sofisticada tecnología de forma consistente, según analistas nucleares.

Irán está sometido a sanciones de la ONU por negarse a suspender el enriquecimiento y negar el acceso que el OIEA necesita para aclarar las indicaciones de inteligencia occidentales de que ha dirigido la investigación nuclear al desarrollo de bombas atómicas, y no a generar electricidad como dice.

Confirmando las filtraciones diplomáticas, el organismo con sede en Viena dijo que Irán le había informado de una nueva instalación de enriquecimiento de uranio a nivel experimental que aún no estaba operativa.

El portavoz del OIEA Marc Vidricaire dijo que Irán había señalado que pretendía enriquece uranio en la nueva planta, como en su complejo de Natanz que se ocultó al organismo hasta 2002.

Diplomáticos cercanos al OIEA dijeron que Irán dejó claro que no se habían instalado centrifugadoras en la nueva planta, construida dentro de una montaña a unos 160 kilómetros al suroeste de Teherán.

Vidricaire dijo que la carta de Irán prometía que "se proporcionaría información complementaria a su debido tiempo".

Más noticias de Política y Sociedad