Público
Público

Irrelevante en Europa, galáctico en la NBA

Brandon Jennings, de los Bucks, preparó en Roma su asalto a la Liga americana, en la que el domingo anotó 55 puntos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tarde del pasado domingo, Brandon Jennings fue al pabellón de Milwaukee, su equipo. Tenía el día libre, pero, como acostumbra, decidió acercarse a la cancha para practicar el tiro. No era un día normal, era el día después. La noche anterior, el base había anotado 55 puntos en la victoria ante Golden State. La cifra es estratosférica para cualquiera, pero aún más en su caso: ningún novato llegaba a esa marca desde hacía 41 años. Ni Jordan, ni Kobe, ni Lebron, nadie había subido tan alto en tan poco tiempo en la liga.

No fue casualidad; Jennings está anotando más de 25 puntos de media en la temporada y desde el principio es la gran revelación. En su primer partido oficial en la NBA se quedó a sólo un rebote y una asistencia de otro partido para la historia, conseguir un triple doble como rookie.

Hace 41 años que ningún novato alcanza tanta puntuación

Sus números no son lo único que le hace diferente a los demás, también su historia. Jennings es el primer jugador americano que ha hecho en Europa su preparación para la NBA. El base se vio obligado por las circunstancias, falló varias veces el examen de ingreso para la Universidad de Arizona y prefirió viajar a Roma para jugar en la Lottomatica antes de entrar en un Junior College, institución universitaria de bajo nivel a la que van a parar algunos talentos sin cualificación para la universidad.

En Roma, las cosas no le salieron bien. Sus números fueron decepcionantes en un jugador al que todos veían condiciones de estrella mundial. Sus cualidades físicas no combinaban bien con el estilo europeo y no llegó a los ocho puntos de media en la Euroliga. A pesar de todo, el aprendizaje sí sirvió. 'Se mantuvo el año callado y observando, justo lo que tenía que hacer', recuerda Sonny Vaccaro, uno de sus consejeros en el periplo europeo.

Con más pena que gloria se presentó al draft. Sus perspectivas de futuro se habían reducido, ya no iba a ser una de las cinco primeras elecciones, como se esperaba antes de su exilio europeo. Otros bases le habían ganado la mano en la carrera, entre ellos Ricky Rubio, algo que a él le costaba aceptar. 'Ricky es todo publicidad. Jugó los Juegos Olímpicos, es profesional desde los 14 años todo eso te lleva a pensar que es correcto que esté en el draft, pero no es una situación real. Cuando he jugado con él, sus estadísticas fueron cero puntos, dos asistencias y dos balones perdidos, ¿cómo puede ser eso?', criticaba Jennings en su Twitter días antes de que los equipos escogiesen jugadores.

El base criticó a Ricky antes del draft al considerarle 'pura publicidad'

Sus plegarias no sirvieron de mucho. Jennings cayó hasta la décima posición por debajo de dos bases, Johnny Flynn y, por supuesto, Ricky. El español, que tiene un año menos que él, decidió quedarse un tiempo más por Europa, hacer dinero y preparar con más calma el asalto a la gran liga. Para Jennings esa opción no existía. La NBA era el sueño y no estaba dispuesto a demorar su llegada. El americano no temió el frío de la ciudad en la que le había tocado jugar, uno de los contras que Ricky expuso sobre su elección por parte de Minnesota.

Hoy, Milwaukee es feliz con su elección. Cinco victorias y dos derrotas es un salto de calidad importante para un equipo que se había acostumbrado a perder en las últimas temporadas. Los cronistas del estado de Wisconsin tienen claro que Jennings ha vuelto a poner en órbita a un equipo casi irrelevante en una ciudad sin repercusión mediática. Algunos ya piden su aparición en el all-star, un hito poco frecuente entre los novatos.

Tras la experiencia de Jennings en Europa otro jugador, Jeremy Tyler, también ha decidido probar suerte en Europa antes de entrar en la NBA. Los beneficios son grandes, en la universidad los jugadores no son profesionales y, consecuentemente, no pueden ganar dinero. Tyler, que estaba llamado a dominar la NBA dentro de unos años, ha recalado en el Maccabi Haifa, pero sus sensaciones son aún peores que las que tuvo Jennings en Roma.

No se adapta a una nueva cultura baloncestística y, además, tiene la cabeza llena de pájaros. 'Aún sigue comentando que se retirará tras 15 años en la NBA y con 200 millones de dólares en el banco, que será modelo y que él y su novia [hija de un famoso rapero] serán una de las parejas de moda en Estados Unidos', comentaba The New York Times la semana pasada en un artículo.

Su agencia de representación ha mandado a una persona para estar con él un tiempo y que le ayude a centrarse, aunque su entrenador actual, Ashkenazi, cree que nunca llegará a ser una estrella hasta que no 'se tome de manera responsable su carrera'.

Más noticias en Política y Sociedad