Público
Público

Israel ofreció a los palestinos cuatro ciudades árabes, según los documentos filtrados a Al Yazira

EFE

La ex ministra israelí de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, ofreció en 2008 a los palestinos la posibilidad de un intercambio territorial en el marco de las negociaciones de paz, según filtraciones de documentos palestinos a la cadena Al Yazira.

Como jefa de la diplomacia y del equipo negociador israelí, Livni elevó esa posibilidad en negociaciones mantenidas con representantes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y la Autoridad Nacional Palestina (ANP), en particular, habló de la transferencia de cuatro ciudades árabes israelíes.

Se trata de las comunidades próximas a las líneas fronterizas previas a la guerra de 1967 como Bartaa, Baka al Garbiye, Baka al Sharkiye -en el tercio norte de Israel- y Beit Safafa, esta última en Jerusalén.

Los detalles de esa propuesta fueron dados a conocer ayer por la cadena árabe con sede en Catar, como parte de los 1.700 documentos filtrados sobre las negociaciones de paz mantenidas entre israelíes y palestinos durante el proceso de paz de Annapolis (diciembre de 2007-diciembre de 2008), parte de los cuales ya han desatado reacciones encontradas entre la población palestina.

Fuentes israelíes involucradas en las negociaciones con los palestinos y que cita hoy el diario "Haaretz" afirmaron que la iniciativa de Livni formó parte de una de las decenas de ideas que fueron presentadas durante las conversaciones y que, tras rechazarla los palestinos, no se volvieron a formular.

"En todas las conversaciones Livni subrayó que los árabes-israelíes tienen plenos derechos e igualdad", conforme a la fuente.

En los documentos y actas diplomáticas de reuniones celebradas en abril y junio de 2008 Livni se refirió al estatus de los árabes con ciudadanía israelí en el caso de que se estableciera el Estado palestino.

También denominados árabes-israelíes, este segmento de la población está integrada por los palestinos que quedaron dentro de los límites reconocidos internacionalmente del Estado de Israel, y que representan más de sesenta años después alrededor del 20 por ciento de los 7,2 millones de habitantes del país.

Livni defendió en uno de los documentos que el Estado palestino debería responder a las ambiciones nacionales de los palestinos, como Israel lo hace con la de los judíos.

Y en varias declaraciones dijo que, si los árabes-israelíes pretender materializar sus ambiciones nacionales como palestinos, podrían hacerlo en un Estado palestino.

Sobre la cuestión de los refugiados palestinos, uno de los asuntos fundamentales del conflicto y ligado generalmente a la situación de los palestinos con ciudadanía israelí, de los papeles filtrados se desprende que el presidente de la ANP, Mahmud Abás, sugirió que Israel aceptara el retorno de 10.000 en diez años.

En una de las reuniones los documentos revelan que Abás dijo que "no sería razonable esperar que Israel absorba cinco e incluso un millón de refugiados. Eso sería el fin del Estado de Israel".

De acuerdo con los datos de la OLP los desplazados y sus descendientes ascienden en la actualidad a siete millones, la mayor población de refugiados en el mundo.

Israel trató de regatear sobre esta cuestión mostrando su disposición a aceptar el regreso al país de un millar a razón de un año en el plazo de un lustro.

Más noticias