Público
Público

Israel y EEUU chocan por los asentamientos

Se cancela la reunión entre Netanyahu y George Mitchell

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Los Gobiernos de Estados Unidos e Israel no acaban de hallar un terreno común que les permita mantener unas relaciones fluidas. El conflicto que generan los asentamientos judíos en los territorios palestinos ocupados y la permanente expansión israelí en Cisjordania están causando constantes tensiones entre las dos partes.

Israel está sumido en una gran confusión acerca de este asunto, máxime después de que ayer se anunciara la cancelación de la reunión que hoy debían mantener en París el primer ministro Binyamin Netanyahu y George Mitchell, enviado especial del presidente Barack Obama.

El ministerio de Exteriores israelí explicó que la cancelación se había producido a petición de Netanyahu, quien quería dar una "oportunidad" a Mitchell para que se reúna la semana que viene con el titular de Defensa, Ehud Barak, Este tiene previsto viajar a Washington en los próximos días para volver a discutir sobre los asentamientos con la Administración de Obama.

Los israelíes están demorando al máximo una respuesta positiva a la petición del presidente de EEUU de que cesen las obras en todos los asentamientos de Cisjordania, incluidas las construcciones que Israel justifica como "crecimiento natural", un eufemismo para esconder una fuerte expansión de las colonias durante los últimos años.

En medios diplomáticos, también se explica la demora como una deliberada pérdida de tiempo, a la espera de que disminuya la popularidad de Obama y el presidente se convierta en un objetivo al alcance del lobby judío. Este grupo de presión ha optado por mantener un perfil bajo desde la toma de posesión del mandatario en enero a la espera de que descienda su popularidad.

Pero el diario Yediot Ahronot dio ayer otra explicación acerca de la cancelación de la reunión entre Netanyahu y Mit-chell. Según esta versión, la decisión partió de los americanos y concretamente surgió de la misma Casa Blanca, al entender esta que no tiene sentido seguir reuniéndose en las circunstancias actuales.

"Cuando completes los deberes que te hemos puesto relativos al cese de la construcción en los asentamientos, infórmanos. Hasta entonces, no tiene ningún sentido que Mitchell viaje a París para reunirse contigo", le comunicó la Casa Blanca a Netanyahu, siempre según la información del periódico.

Lo que está en juego es la resolución del enquistado conflicto, que no llegará si Obama no fuerza a Israel a abandonar los territorios ocupados. Esta puede ser muy bien puede la última oportunidad antes de que la ocupación de lo que queda de Cisjordania se consolide y no haya vuelta atrás, que es lo que aparentemente están buscando Israel, su Gobierno y su primer ministro.

Más noticias de Política y Sociedad