Público
Público

Italia ordena retirar la mozzarella contaminada y propone a la Comisión Europea una gestión común

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Italia ha ordenado retirar las partidas de mozzarella de búfala contaminada con dioxinas, procedente de la región de Campania, y ha propuesto a la Comisión Europea una gestión común de la crisis.

Ante esta decisión, la Comisión Europea (CE) se ha mostrado "satisfecha" y no adoptará medidas comerciales en contra de este producto.

La ministra de Sanidad en funciones, Livia Turco, informó hoy de la decisión del gobierno italiano a la CE en una carta dirigida a la comisaria de Política Sanitaria y de Consumo, Androula Vassiliou en la que proponía a la CE una gestión común de la crisis, aunque resaltó que ni el Gobierno italiano ni las autoridades locales han subestimado el riesgo derivado.

"Nuestros servicios veterinarios han intensificado sus controles en toda la región de Campania y, en particular, proceden a una nueva verificación en veinticinco queserías para seguir la pista y retirar del comercio los productos que puedan estar contaminados", según el escrito.

La responsable de Sanidad señaló que Italia ha puesto en pie un sistema que impone la retirada y el reclamo de los alimentos no conformes a la norma procedentes de los veinticinco establecimientos que dieron positivo a la prueba de las toxinas.

Esa retirada se extenderá a aquellos establecimientos que puedan dar positivo a ese control.

La ministra de Sanidad prometió que el control será sistemático en todas las queserías y granjas existentes en el territorio de Campania, especialmente en las provincias de Caserta, Nápoles y Avelino.

Debido al elevado número de establecimientos que necesitan ser controlados, la ministra pidió la intervención de la CE para que los laboratorios comunitarios oficiales puedan colaborar y completar la labor de los centros italianos.

Tras esa información, la portavoz comunitaria de Sanidad, Nina Papadoulaki, aseguró que el Ejecutivo comunitario, que había amenazado a Italia con un embargo comercial, está "satisfecho" con las acciones adoptadas para controlar las partidas de mozzarella y evitar su entrada en el mercado europeo.

"La Comisión está satisfecha con el progreso realizado y sigue en estrecho contacto con las autoridades italianas", dijo la portavoz, que añadió que por ese motivo "no hay razones en este momento para adoptar más acciones comunitarias".

Poco antes de que Italia anunciase las medidas adoptadas y Bruselas se diera por satisfechas con ellas, el Gobierno francés ordenó a las empresas galas suspender "inmediatamente" la venta de mozzarella de búfala procedente de Campania.

Sin embargo, tras conocerse la carta de la ministra de Sanidad y la reacción de la CE, Francia restableció la venta de ese producto.

A ese respecto, fuentes comunitarias explicaron que un Estado miembro no puede unilateralmente bloquear la comercialización de un producto procedente de otro país de la UE, ya que es una cuestión que sólo la Comisión puede decidir.

Sobre la peligrosidad del producto, las mismas fuentes precisaron que es bastante limitada dado que para superar las dosis admisibles de dioxinas una persona debería comer un mínimo de 4 kilos de mozzarella contaminada a la semana.

Por otra parte, Bruselas está intentando convencer a las autoridades de Japón y Corea del Sur, que esta semana suspendieron las importaciones de mozzarella de Italia, de que pongan fin a las barreras a ese producto, al considerarlas "injustificadas".

La presión de la CE ya ha dado sus frutos en el caso de Japón, que ha reanudado hoy las importaciones de mozzarella, salvo las procedentes de Campania.

Según fuentes comunitarias, ambos países han precisado que la decisión de suspender las importaciones se adoptó sobre la base de las informaciones aparecidas en los medios de comunicación y no porque se hubieran detectado lotes contaminados.

Tras las gestiones de hoy, el ministro de Asuntos Exteriores en funciones de Italia, Massimo D'Alema dio por terminada la crisis internazional de la mozzarella.