Público
Público

Italia sobornó a los talibanes para no sufrir atentados

Esos pagos propiciaron una mala planificación del Ejército francés que reemplazó al italiano en Sarobi

PÚBLICO.ES

Los servicios secretos italianos sobornaron a talibanes en Afganistán para evitar ataques contra las fuerzas de su país, pero ocultaron estos pagos a los franceses que sustituyeron a estas tropas en 2008. Esto, según el diario británico The Times, llevó al Ejército francés a hacer una planificación catastrófica que le costó la vida a los 10 soldados que murieron al mes de llegar en Sarobi, cerca de la capital, Kabul.

Aquel atentado, uno de los más mortíferos contra las tropas de la OTAN en Afganistán, horrorizó a Francia, que empezó a verter críticas contra Sarkozy por mantener al Ejército en el país asiático. La zona de Sarobi era una de las más seguras, pero lo que la opinión pública desconocía es que la insurgencia se abstenía de atentar allí por los pagos que los italianos les estaban haciendo a cambio de mantener la región en paz. 

Los franceses desconocían  también este hecho y cuando llegaron en 2008, pensaron que su misión iba a ser mucho más sencilla de lo que esperaban. De hecho los italianos habían recibido numerosas alabanzas de la OTAN por lo capaces que se habían mostrado a la hora de administrar la paz en Sarobi ya que sus tropas sólo habían sufrido un atentado. El 18 de agosto, una patrulla francesa sufrió una emboscada que terminó con el número de muertos ya conocido. La magnitud de la acción de los talibanes, que movilizaron a 170 hombres, dejó atónitos a los franceses.

A aquello le siguieron nuevas bajas por la escasa planificación que habían hecho. La OTAN se mostró extrañada dela falta de preparación de los franceses: 'No llevaban armamento pesado ni habían preparado soporte de artillería. Llevaban dos armas de medio alcance y 100 balas por hombre. estaban buscando problemas y los talibanes se los crearon', dijo un oficial de la Alianza al Times.

La Inteligencia norteamericana se enteró de los sobornos después de interceptar varias conversaciones telefónicas y el embajador de EEUU en Roma pidió a Berlusconi que hiciera una reevaluación de la estrategia. En declaraciones al diario, otro oficial de la OTAn dijo que 'no hay que ser muy doctrinario a la hora de hacer juicios de este tipo. Parece sensato tratar de llegar a un acuerdo con los grupos locales para asegurarse el bienestar de la zona en la que se trabaja'.

Más noticias