Público
Público

IU celebra el freno en su "caída libre" de votos

Cayo Lara y Willy Meyer temen que los resultados de las elecciones acaben 'derechizando' al PSOE

IU ha reiterado hoy su satisfacción por los resultados de las elecciones de ayer, que han supuesto una parada en su "caída libre" de votos de los últimos años y la sitúan como tercera fuerza de España.

En los comicios, IU mantuvo sus dos escaños en la Eurocámara con un 3,75 % de los votos, a pesar de perder casi 60.000 sufragios.

Así y con todo, ha lamentado el avance de la derecha en toda Europa, de lo que ha responsabilizado a la socialdemocracia.

El coordinador general de la formación, Cayo Lara, y su cabeza de lista al Parlamento Europeo, Willy Meyer, han recalcado la pérdida de apoyos, sobre todo,  en el País Vasco y Cataluña, cuyas federaciones están reunidas hoy para analizar las causas.

Lara ha advertido de que los resultados del PP y de la derecha en Europa dan pie a que los conservadores inicien una ofensiva de mayor presión sobre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que podría provocar un giro hacia la derecha de su política, y ha subrayado que, de tomar ese camino, el PSOE seguirá creando "frustración y perdiendo confianza entre su propio electorado".

Izquierda Unida ha logrado mantener sus dos escaños "en condiciones adversas" y por ello "afirmamos con rotundidad que hemos parado la caída electoral que venía sufriendo en los últimos años".

Lara ha explicado que si se tiene en cuenta la caída que sufrió IU en las europeas de 2004 respecto a las generales de ese mismo año (de casi un punto), y si se comparan los datos de las generales de 2008 y los resultados de ayer (un porcentaje muy similar), queda patente que "hemos parado la caída en picado" a pesar de que aún no se ha completado la "refundación" de la formación tras su crisis interna.

El elemento más alarmante para IU, no obstante, es la "impresionante abstención" de más del 50 por ciento, de lo que ha responsabilizado directamente al PSOE y al PP por llenar la campaña electoral de "suciedad".

Igual de alarmante es la abstención a nivel europeo, que demuestra que los ciudadanos se sienten ajenos a sus instituciones, por lo que Meyer ha propuesto que una de las iniciativas que impulse España cuando tenga la Presidencia de turno de la UE en 2010 sea una nueva "hoja de ruta para ir al encuentro de la ciudadanía".

Meyer también ha subrayado su preocupación por el avance de toda la derecha (desde los más extremos y xenófobos hasta el centro derecha, pasando por los euroescépticos, liberales y conservadores), lo que hace que esté en sus manos casi dos terceras partes de la Eurocámara.

El reto de Meyer desde su escaño será, ha agregado, tratar de parar el avance de la derecha y defender los intereses no sólo de su electorado, sino de todos los abstencionistas críticos que "entienden que se puede hacer más y de otra manera".

Por otro lado, preguntados por el avance de UPyD y sobre si temen que desbanque a IU como tercera fuerza política en España, Lara se ha mostrado tranquilo porque su base electoral no tiene nada que ver, al igual que las políticas y postulados que defienden, y ha asegurado que no se plantean hacer ninguna campaña ni actividad para combatir al partido de Rosa Díez.

"No nos da ni frío ni calor, es un problema de otros, serán el PSOE y el PP quienes deben hacer ese análisis", ha añadido.

 

Más noticias de Política y Sociedad