Público
Público

IU pide la nacionalización de Bankia

PSOE e Izquierda Unida urgen a la comparecencia de De Guindos en el Congreso

JUANMA ROMERO / ELENA HERRERA

Que se nacionalice ya Bankia. Una exigencia en consonancia con la política que siempre ha defendido Izquierda Unida cada vez que el Estado procedía al rescate de una entidad financiera y que ahora se ha recuperado tras la dimisión, ayer lunes, de Rodrigo Rato al frente de la antigua caja madrileña y tras conocerse la decisión del Gobierno de inyectar más dinero público en una banca todavía con demasiados problemas. 

La ejecutiva federal de IU se reunió ayer por la tarde y tuvo como uno de los platos centrales de discusión el terremoto en Bankia. En la cita se acordó una resolución que se ha conocido esta mañana y que reclama básicamente tres puntos: "Que se proceda a la intervención inmediata" de la entidad " y a su nacionalización", que se negocie un plan de reestructuración del sistema financiero español que prescinda de toda ayuda pública y que comparezcan de forma inmediata en el Congreso el ministro de Economía, Luis de Guindos, y el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. El texto también considera "inaceptable" que Rato haya elegido como sucesor a José Ignacio Goirigolzarri, que salió en 2009 de BBVA con una pensión millonaria

Garzón: el plan del Gobierno "es el último paso de un  despropósito"

Hoy han explicado la triple petición el primer portavoz adjunto del grupo Izquierda Plural, José Luis Centella, y el responsable de Economía, Alberto Garzón. "Es el último paso de un absoluto despropósito. El Gobierno está tomando el pelo a los ciudadanos, engañando y mintiendo también a los grupos, que ya le advertimos de que detrás de su plan de reestructuración del sistema financiero se escondían los mecanismos para salvar con dinero público a la banca. Estamos visualizando una gran estafa: socializar las pérdidas y privatizar las ganancias. El sistema financiero sufre la resaca de los ingentes beneficios disfrutados durante la burbuja inmobiliaria y ahora tienen que compensar las pérdidas", ha declarado el diputado por Málaga. IU exige que, si no hay más remedio que inyectar fondos del Estado, este reciba una "contraprestación", la de tomar el control de la entidad vía la nacionalización.

Garzón ha condenado el "encaprichamiento" del Ejecutivo del PP (y antes, del socialista de José Luis Rodríguez Zapatero) con los "planes de rescates bancarios", cuando la federación apuesta por "rescates ciudadanos". El parlamentario también ha advertido de que salvar a la banca es la "excusa perfecta" para "desmantelar el Estado del bienestar".

El PSOE insiste en que no admitirán dinero a la banca a fondo perdido

También el PSOE ha pedido la comparecencia de De Guindos en el Congreso para que informe de la situación real de Bankia y de los planes del PP. Los socialistas mantienen su postura a favor de la reestructuración del sistema financiero como fórmula imprescindible para garantizar sus sostenibilidad y hacer que vuelva el crédito, pero reiteran al mismo tiempo una advertencia al Gobierno: no admitirán que se ayude a los bancos con dinero a fondo perdido cuando a la vez el Ejecutivo de Mariano Rajoy no tiene empacho en recortar en sanidad y educación.

La portavoz en la Cámara baja, Soraya Rodríguez, ha censurado la "muy mala forma de proceder" del Gobierno, que ni siquiera ha informado previamente al PSOE ni ha tranquilizado a los ciudadanos que tienen sus ahorros en Bankia. Además, ha apuntado, Rajoy ha actuado otra vez "de forma claramente contraria a lo que dijo", ya que hasta ahora el presidente se había opuesto a inyectar un euro público en la banca.

Mientras, el portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso, ha seguido este martes el guión marcado ayer por su jefe de filas y ha asegurado que "no se descarta" inyectar dinero público para contribuir al "saneamiento" del sistema financiero. Aunque en público ha señalado que los fondos del Estado sólo se utilizarán si se da una "situación límite", en privado los conservadores admiten que el rescate a Bankia o a otras entidades que atraviesan problemas para financiarse es altamente posible. Así, Alonso ha señalado que esta medida es la segunda parte de un plan que, en primera instancia, tenía como objetivo el saneamiento de las entidades con 50.000 millones de euros con cargo a sus resultados y que el objetivo pasa ahora por ayudar a aquellas entidades que tienen problemas para afrontar su saneamiento y por buscar una salida a sus activos inmobiliarios.

El PP se apoya en la  "generación de confianza" para justificar su plan

El mantra de la "generación de confianza" o la necesidad de que fluya el crédito para familias y empresas sigue siendo la justificación con la que los conservadores visten una medida que se aprobará en el Consejo de Ministros de este viernes.

Alonso también ha respondido a las formaciones de izquierda que han criticado las inyecciones de dinero público a la banca cuando no cesan los recortes en servicios públicos esenciales. "Es un discurso fácil", ha afirmado el portavoz del PP en el Congreso, antes de instar a los partidos de la oposición a ser "responsables" y "no hacer demagogia" en este sentido. En esta línea, el dirigente conservador ha recordado el apoyo que su grupo dio a la ordenación del sistema financiero y ha instado a los socialistas a seguir "juntos" el camino de la reforma financiera. Sobre la dimisión de Rato al frente de Bankia, fuentes del PP señalan que fuera de España cada vez era más difícil justificar que hubiera políticos al frente de entidades financieras que tienen, además, problemas para llevar a cabo su saneamiento. En este sentido, han apuntado a la reunión del BCE celebrada la pasada semana en Barcelona como un encuentro que pudo precipitar esta decisión. 

Más noticias de Política y Sociedad