Público
Público

IU y UPyD se alían para cambiar la ley electoral

Cayo Lara espera recoger más de 500.000 firmas para impulsar la reforma.

JUANMA ROMERO

Izquierda Unida y Unión, Progreso y Democracia (UPyD) no tienen nada que ver. Ocupan latitudes políticas radicalmente opuestas. Pero algo sí les une: la defensa de la reforma ya, sin más dilaciones, de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), de 1985. No van a dejar pasar el tren.

Ayer, los dirigentes de ambas formaciones, Cayo Lara y Rosa Díez, se aliaron para encabezar un "frente lo más amplio posible" que remueva la conciencia de PSOE y PP y les decida a cambiar un sistema electoral "profundamente injusto". "Llevamos 30 años de castigo que no sé ni cómo lo aguantamos", enunció solemne el coordinador de IU.

Y aunque la "estrategia está clara", falta perfilar la "táctica", matizó Díez. Por ahora, IU y UPyD prometen hacer "pedagogía democrática" de la necesidad de acabar con una "discriminación" de los partidos minoritarios estatales y también de los ciudadanos que tienen la "osadía" de votarles.

En ese sentido, agregó la diputada, las dos formaciones redoblarán la presión en el Congreso –Lara se reunirá con el resto de partidos para convencerles de que hay que modificar en esta legislatura la LOREG– y en la calle. Les avala el contundente informe que el Consejo de Estado emitió en marzo, que constata las desi-gualdades del actual sistema.

Lara compareció en la sede federal después de Díez. Y en todo momento fue consciente de que, sin el apoyo de los ciudadanos, no hay nada que hacer. "Hay que crear un clima de debate en el conjunto del Estado", defendió. Por eso, IU ha comenzado a recoger firmas en toda España. Harán falta 500.000 para que se pueda presentar en el Congreso una proposición de ley de reforma de la LOREG. La federación, además, buscará adhesiones en la calle para otros tres proyectos: una ley de garantías de los derechos sociales, otra de defensa de los servicios públicos y una más para salir de la crisis con medidas de izquierdas.

Con más fuerza de IU en el Parlamento, apuntó un Lara afligido, "otro gallo cantaría". "España se configuraría de otro modo, la vertebración social cambiaría, habría más política social, pagarían más los que más tienen...".

Las razones
IU y UPyD quieren poner fin a una ley, dijo Lara, que limita la “igualdad” –no cuesta lo mismo un escaño en Palencia o en Madrid–, la “justicia” –PSOE y PP logran un acta con 66.000 votos, IU-ICV precisa 485.000–, el “pluralismo” –porque castiga a las minorías de ámbito nacional– y la “libertad” –pues consagra el bipartidismo–.

Propuestas distintas
Lara y Díez recalcan que los “beneficiarios” de la actual ley, los que les “roban los escaños”, son PSOE y PP, no los nacionalistas. Sin embargo, IU y UPyD defienden alternativas distintas. Las estudiará la subcomisión del Congreso, que se reunirá el próximo miércoles.

Más noticias de Política y Sociedad