Público
Público

Japoneses que alquilaron una supuesta obra de Dalí creen que es la original

EFE

Un grupo de japoneses que alquiló una escultura de Dalí sobre Okinawa cree que ésta es auténtica, a pesar de que un particular de Barcelona sostiene que la original está en su casa junto a su certificado de autenticidad.

Un portavoz del "Proyecto Dalí", un grupo de japoneses creado para llevar la obra a Okinawa (sur de Japón), aseguró hoy a Efe que el pasado 15 de febrero acudió al norte de España para citarse con el propietario de "Dios solar emergiendo de las aguas de Okinawa", a quien identificó como el conde Quirós.

Ese colectivo de japoneses firmó allí mismo el contrato para alquilar durante tres meses la obra, que llegó esta semana a Okinawa para ser expuesta en varias muestras.

La escultura de Dalí "Dios solar emergiendo de las aguas de Okinawa" se mostró por primera vez en Okinawa con motivo de la Exposición Marítima de 1975, mide unos 50 centímetros y representa una sirena entre las olas.

Tatsushi Mizobe, portavoz de "Proyecto Dalí", dijo a Efe fiarse del conde Quirós porque durante la cita que mantuvieron en febrero comprobó el certificado de autenticidad con la firma del pintor catalán, junto al resguardo de un billete de avión a nombre de Quirós con destino a Okinawa.

Quirós, que hizo traer la escultura desde un banco de Ginebra para ese encuentro, mostró a la delegación japonesa varias fotos en las que aparecía junto a Dalí y unas veinte obras del genio catalán en el jardín de la propiedad donde se celebró el encuentro, según relataron.

El grupo japonés afirmó que el conde Quirós fue desde principios de los 70 mecenas de Dalí y que ahora desea vender algunas de las obras que posee.

Por su parte, Enrique Sabater, que reside en Barcelona, dijo ayer a Efe que el original de la obra "Dios solar emergiendo de las aguas de Okinawa" se encuentra en su domicilio y que no la ha cedido para que sea expuesta en Japón.

Sabater mantiene que la obra que se exhibió en Okinawa en 1975 es la suya porque la llevó él "personalmente".

Según su relato, Dalí autorizó que se realizaran ocho copias del original en su posesión y concedió los derechos de la obra a Isidro Clot, por lo que las copias posteriores "no son obras del propio Dalí".

El Proyecto Dalí llevaba dos años negociando con el conde Quirós para alquilar la escultura después de que Tatsushi Mizobe descubriera por casualidad el nombre de la escultura. EFE

Más noticias de Política y Sociedad