Público
Público

Un jefe militar a favor de amnistiar a los talibanes que son incluso responsables de muertes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El teniente general Jim Dutton, al frente del mando británico en Afganistán, se declara a favor de amnistiar a los combatientes talibanes dispuestos a pasarse al Gobierno afgano aunque sean directamente responsables de muertes de civiles o militares.

En declaraciones que publica hoy el diario "The Daily Telegraph", Jim Dutton, que fue jefe adjunto de las fuerzas de la OTAN el año pasado, explica que hay que ofrecerles empleos y ayuda a quienes abandonen las filas de los talibanes.

"Queremos la reintegración (en la sociedad afgana) de los hombres en edad militar y ver la forma de reconocer a los grupos de combatientes que se pasen al lado del Gobierno", explica el militar británico de más alta graduación en Afganistán.

Según Dutton, quienes critican el que se vaya a recompensar a gentes con "las manos ensangrentadas" a cambio de que renuncien a la violencia no han aprendido las lecciones de otros conflictos.

Para el general británico, hay que aceptar en Afganistán lo que ha ocurrido en otros conflictos: "La vida está llena de compromisos, y siempre habrá gente que no comprenda que eso forma parte de un marco más amplio".

Los diplomáticos británicos han elaborado un plan tendente a que el gobierno del presidente afgano, Hamid Karzai, acoja a los talibanes que no han estado luchando por motivos "ideológicos".

Una iniciativa paralela de la OTAN es la que ha diseñado Graeme Lamb, un ex general británico que tuvo un papel clave en la creación en Irak de concejos dispuestos a apoyar a los ex insurrectos que optasen por combatir a Al Qaeda, y a quien se ha unido en Kabul el general Richard Barrons, experto en contrainsurgencia.

El general Dutton, del cuerpo de Royal Marines, que deja esta semana Afganistán tras un año en el que han muerto 98 soldados británicos, dice que hasta hace poco no vio "lo impopular" que es la guerra en la opinión pública del Reino Unido.

Dutton señala por otro lado que Occidente no debería dedicarse a prácticas de "ingeniería social" en Afganistán sino que debería limitarse a ayudar al país a mejorar su gobernanza y a dotarse de mejores fuerzas de seguridad.

"Tenemos la obligación de dejar ese país en mejor estado de como nos lo encontramos. Incluso si nos marcháramos hoy, estaría mucho mejor que en 2001, pero se deterioraría rápidamente dado el nivel de violencia del sur pese incluso a la intervención de las fuerzas internacionales", señala el general británico.

Más noticias en Política y Sociedad