Público
Público

Joaquim Rodriguez presentó sus credenciales para el podio final tras ganar en Montelupone

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El campeón de España de fondo en carretera, Joaquín Rodríguez, del Caisse d'Epargne, se adjudicó la victoria en la tercera etapa de la prestigiosa prueba italiana Tirreno-Adriático y con ello dio un paso de gigante para el podio final de la prueba que ahora encabeza el sueco Niklas Axalsson.

La jornada, considerada de media montaña, de 195 kilómetros, discurrió entre Gubbio y Montelupone y registró pendientes de hasta un 20 por ciento camino de la meta.

Tras Rodríguez y Di Luca cruzaron la línea de meta los suecos Niklas Axelsson y Thomas Lövkvist. Ahora la general tiene a Niklas Axelsson al frente seguido del italiano Erinco Gasparotto y el flamante ganador de la jornada el español Joaquín Rodríguez.

Rodríguez, que estrena su palmarés en la presente temporada, ataco a falta de unos 200 metros de la llegada descolgando al italiano Danilo di Luca, último ganador del Giro, que necesito doce segundos más que el vencedor, un retraso que lo justifico diciendo que "el final fue mucho más duro que el muro de Huy".

La tensión se dejo notar en los prolegómenos de la carrera, pues estaba considerada como una de las claves para elegir a los favoritos al podio final y por ello los numerosos intentos de escapada hasta que cuajo la protagonizada por el español José Vicente García (Caisse d'Epargne) y Loyd Mondory (Ag2r).

Una escapada que en todo momento estuvo controlada por el equipo Diquigiovanni, ya que en la jornada anterior colocó al sueco Niklas Axelsson acariciando la camiseta de líder que se llevo el italiano Enrico Gasparotto (Barloworld) y que tras lo sucedido hoy paso a sus espaldas.

La fue de los aventureros del día "Chente" García y Mondory llegaba en la parte final de la etapa, en el primero de los dos ascensos al Montelupone, una subida de casi dos kilómetros y desniveles que en algunos tramos alcanzan porcentajes del veinte por ciento.

Dos pasos que sirvieron para hacer la selección de aspirantes a la victoria y quizás, al podio final; mientras que para los esprinters caso del español Oscar Freire (Rabobank), primer líder de la prueba y el belga Tom Boonen (Quick Step) que junto al italiano Riccardo Ricco se vieron envueltos en una caída.

Tanto Freire como Boonen lograron reanudar la marcha con algún que otro problema; mientras que Ricco fue el más perjudicado en ese accidente como lo demuestra el hecho de que necesitó quince minutos más que el ganador para completar la etapa y con ello se despedía de los puestos de honor cuando en la partida era uno de los candidatos al podio.