Público
Público

Joaquín Díaz propone música popular frente a la deshumanización en el mundo global

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El etnógrafo Joaquín Díaz, galardonado hoy por la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música con el Premio "A Toda Una Vida", ha esgrimido los valores de la música popular como una manera de preservar la identidad dentro del actual mundo globalizado.

Ese clase de música, que básicamente bebe de las fuentes de la etnografía y de la antropología a través de la tradición oral, "atesora muchos elementos que merece la pena estudiar, conservar y difundir" como un modo de "guardar el equilibrio frente a la cultura globalizadora", ha explicado Díaz a la Agencia Efe.

El ser humano y sus circunstancias -ha añadido quien ha dedicado cuarenta de sus sesenta años de vida a la investigación y difusión de la cultura tradicional- "son los grandes olvidados de esta nueva cultura basada en los medios tecnológicos para la transmisión del conocimiento".

"Al fin y al cabo la música es una de esas artes en que el ser humano se expresa y, al hacerlo, muestra su mentalidad, creencias, forma de ser, la historia de la que ha formado parte y su patrimonio cultural", ha explicado el premiado, quien recogerá su galardón el 3 de abril en Valladolid, durante la ceremonia anual de los Premios de la Música.

En el supuesto de la música popular, ha añadido Díaz, "es el pedestal sobre el que luego se pueden edificar grandes monumentos del arte".

Esta apreciación ha fraguado, en su caso, en una monumental obra fraguada en la grabación de 66 discos, la edición de 59 libros y su firma en más de doscientos artículos y ensayos en publicaciones especializadas.

En 1980, otra de sus contribuciones a la etnografía y antropología hispana, editó el primer número de la Revista de Folklore, por él dirigida, de tirada mensual, heredera de la antigua Revista de Dialectología y Tradiciones Populares (RDTP) y que después de 27 años de vida ha superado ya los trescientos números.

No obstante, Joaquín Díaz (Zamora, 1947) se considera ante todo "un músico" que disfruta, siente y padece como tal. "Que luego estudie la música, es otra cosa, un accidente", ha precisado.