Público
Público

Jornada de luto en La Puebla de Cazalla por el joven fallecido el viernes en un macrobotellón

EFE

El Ayuntamiento de La Puebla de Cazalla (Sevilla), de donde era vecino el joven muerto el vienes por herida de arma blanca en el macrobotellón celebrado en Sevilla, ha decretado hoy lunes como jornada de luto.

La familia del fallecido emigró hace casi treinta años a Baleares, al igual que hicieron casi dos mil vecinos de esta localidad en busca de trabajo en las islas, por lo que nació en Ibiza, aunque su madre, con la que vivía en La Puebla de Cazalla, retornó a la localidad hace tres años.

El joven de 24 años fue enterrado ayer en la intimidad en la localidad sevillana, mientras que las investigaciones policiales no han permitido aún detener a nadie relacionado con el homicidio.

Tras el funeral celebrado en el convento de San Francisco de La Puebla, al que asistieron numerosos vecinos, los restos mortales del joven Francisco Javier G. fueron trasladados al cementerio local de San José, ha dicho a EFE el primer teniente de alcalde, José Santos. Además, el Ayuntamiento ha convocado hoy frente a su sede una concentración en repulsa por el apuñalamiento del joven, ocurrido en Sevilla cuando participaba la noche del viernes en un macrobotellón para celebrar la llegada de la primavera.

Por otra parte, la Policía aún no tiene a nadie identificado ni imputado tras las once declaraciones que tomaron el sábado a varios testigos de los hechos, según ha indicado a EFE un portavoz policial, que, no obstante, considera que las investigaciones "van por buen camino".

En el macrobotellón, celebrado en la zona del Charco de la Pava, junto al río y cerca del que fue recinto de la Expo 92, participaron unos 6.000 jóvenes, muchos de ellos universitarios, y otros procedentes de localidades vecinas de la capital andaluza.

Más noticias de Política y Sociedad