Público
Público

Un juez de Cádiz pide a Facebook la identificación de unos okupas

También ha pedido en las sedes de Estados Unidos a Gmail y Yahoo los IDs de los activistas que habían ocupado un edificio histórico abandonado

JUAN JOSÉ TÉLLEZ

Jorge I. Bartolomé Muriano, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de los de Cádiz ha solicitado a Facebook, Gmail y Yahoo, a través de sus sedes en Estados Unidos, la ficha ID que permita identificar a los usuarios de varias cuentas alojadas en dichas redes sociales durante la ocupación del edificio Valcárcel, que tuvo lugar el pasado año en la capital gaditana.

Rafael Lara, portavoz de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, que respalda a este movimiento, asegura que de entrada resultará bastante complicado identificar a todos los usuarios de dichas cuentas, en el caso de que el juzgado consiga hacerse con tales datos privados: "Si por ejemplo, yo formo parte del grupo y he estado utilizando el correo creado para la logística de la ocupación, es probable que otros cincuenta compañeros también hayan utilizado la misma cuenta", declara a Público.es.

Un síntoma claro de los tiempos que corren, entiende Lara: "Qué diligentes son para perseguir a unos chavales que han puesto en candelero el abandono de un espacio público y qué poco les preocupa que ese edificio estuviera diez años cayéndose a pedazos y no inculpen a ningún responsable público o privado por la omisión del deber de cuidarlo como patrimonio de todos".

El edificio Valcárcel se encuentra situado frente a la conocida playa de La Caleta en Cádiz. Construido durante el siglo XVIII, sirvió indistintamente como hospicio, instituto de enseñanza y escuela de hostelería. Abandonado durante más de una década, su propiedad concierne a la Diputación de Cádiz que, hace años, lo cedió en propiedad a la empresa Zaragoza Urbana en 2003. El propósito era convertir el inmueble en hotel de lujo, de cara a la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de Cádiz que se celebra este año. Nunca hubo tal. El edificio se venía literalmente abajo cuando al socaire del 15-M, a finales de mayo del pasado año, diversos colectivos locales procedieron a su ocupación bajo la denominación conjunta de 'Valcárcel Recuperado'.

El edificio fue ocupado por colectivos del 15-M bajo el nombre 'Valcárcel Recuperado'

Durante seis meses, en su interior, se celebraron diversos talleres, conciertos, recitales y conferencias, ensayos musicales, convenciones ecologistas, asambleas y un sinfín de actividades en conexión con distintos barrios gaditanos. Pero los ocupantes, debidamente asesorados por especialistas, procedieron a la limpieza y cuidado de numerosas áreas de ese formidable edificio, sin dañar a la piedra ostionera de su fachada ni al interior de este Bien de Interés Cultural cuyo salón de actos aparecía prácticamente devorado por el guano de las aves que anidaban en su interior. Los antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía procedieron al desalojo, a demanda de la Diputación Provincial de Cádiz, que preside José Loaiza, del Partido Popular. Con posterioridad, a finales del pasado año, esas mismas fuerzas de seguridad irrumpieron en la Facultad de Letras a fin de reducir a algunos de los participantes en la ocupación que protestaban por el desalojo del caserón durante una conferencia del juez Fernando Grande Marlaska. A pesar de que el rector de la Universidad de Cádiz no había reclamado tan inopinada actuación policial, nadie interpuso denuncia contra las fuerzas del orden por esa violación flagrante de la inmunidad y autonomía universitaria.

El desalojo del Valcárcel también fue ordenado por el juzgado de Instrucción número 1 de Cádiz, a instancia de la empresa Zaragoza Urbana como demandante. Con posterioridad, tres de los miembros de dicho movimiento solicitaron de la Audiencia Provincial que dejara sin efecto la orden dado que dicha empresa carecía de título de propiedad sobre el local. Sin embargo, el pasado 31 de mayo, dicha audiencia dio por buena la decisión del juez, dado que existía una escritura de compra-venta del año 2003 y que no era suficiente para desautorizarla el hecho de que no se hubiera puesto en marcha el proyecto hotelero o que la empresa decidiera desentenderse del mismo.

Al mismo tiempo, desde dicho juzgado prosigue la instrucción de las diligencias previas contra cuatro jóvenes gaditanos por un supuesto delito de usurpación de bienes inmuebles, en cuya tramitación ahora se reclaman dichos datos privados a Facebook, Yahoo y Gmail.

 

Más noticias de Política y Sociedad