Público
Público

El juez remitirá al Supremo los indicios contra Bárcenas

La Fiscalía ve "implicaciones suficientes" del tesorero del PP y del diputado Merino en la trama

A. VÁZQUEZ / Y. GONZÁLEZ

A Mariano Rajoy, el momento dulce que vivía desde la noche electoral del 7-J le ha durado exactamente cuatro días. La instrucción judicial del caso Gürtel prosigue. Según confirmaron a Público fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), el juez instructor del caso, Antonio Pedreira, tiene previsto elevar al Supremo, previsiblemente el próximo lunes o en cualquier caso la próxima semana, una exposición razonada de motivos para que asuma la parte del caso Gürtel relacionada con el tesorero del partido del PP, Luis Bárcenas, y con el diputado Jesús Merino.

El auto del Juez Baltasar Garzón, señalaba que Bárcenas, nombrado por el propio Rajoy hace un año, había recibido de la trama de Francisco Correa, supuesto cabecilla de la trama, 1.353.000 euros a cambio de interceder en la adjudicación de obras. Por su parte, Merino habría recibido pagos por más de 200.000 euros.

La decisión del juez se produce después de que la Fiscalía Anticorrupción remitiera a Pedreira un informe en el que considera que existen "implicaciones suficientes" de Bárcenas y Merino en la supuesta trama de corrupción vinculada al PP. Así, el fiscal solicita en el mismo documento que la causa sea elevada al Supremo, único tribunal que puede juzgar a ambos dirigentes por su condición de aforados nacionales. Además de tesorero del partido, Bárcenas es senador del PP por Cantabria.

Éste era precisamente uno de los temores de la dirección nacional del PP, que en las últimas semanas cruzaba los dedos para que la imputación de su tesorero y de su senador no coincidiera con la campaña electoral de las europeas.

Hasta la fecha, Anticorrupción no había visto suficientes indicios para la implicación de ambos dirigentes del PP en el caso. La situación ha dado un giro después de que la Agencia Tributaria emitiese un informe en el que se apunta que tanto Bárcenas como Merino recibieron grandes cantidades de dinero de la red de Francisco Correa que después no fueron declaradas, tal y como informó ayer el diario El País.

Además, el informe de la Agencia Tributaria alerta de la próxima prescripción del delito fiscal, motivo por el que podrían haberse agilizado los trámites judiciales.

Según ha podido saber este diario de fuentes fiscales, Anticorrupción es partidaria de que el juez Pedreira remita toda la causa al Supremo. Mientras, el TSJM se inclina por elevar primero al Supremo las partes relacionadas con el tesorero y el diputado y que sea el propio tribunal el que decida si debe solicitar al TSJM el resto de la causa.

Sobre la trama valenciana del caso Gürtel, en la que permanecen imputados el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el número dos del PP valenciano, Ricardo Costa, la Fiscalía considera que los hechos sí son escindibles del resto de la causa.

Sólo 24 horas antes de que se conociese que la fiscalía veía motivos suficientes para imputar a Bárcenas, Rajoy se pronunciaba, una vez más, en defensa de su tesorero, con el que había coincidido el pasado martes en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional en la que el partido analizó los resultados de las elecciones europeas. En esta cita, ni Bárcenas tomó la palabra ni hubo ninguna mención directa a este escándalo de corrupción.

El silencio fue ayer la consigna en el partido de Mariano Rajoy. Ningún portavoz oficial quiso entrar a valorar el caso ni a precisar si el partido pretende tomar medidas contra el tesorero y contra el diputado Merino. Lo que sí hicieron desde el partido, una vez más, es anunciar una nueva denuncia por filtraciones ante el Fiscal General del Estado.

Según informó el responsable de Justicia y Libertades Públicas del PP, Federico Trillo, el partido se dirigirá a Cándido Conde Pumpido para denunciar "las nuevas y graves" filtraciones de los sumarios siempre al mismo grupo mediático y que vuelven a crear una situación de indefensión" al PP. Trillo recibió la noticia con "sorpresa y perplejidad".

Con el anuncio de ayer, se cumple la décimoseptima vez desde que estalló el escándalo en la que el PP o el propio Bárcenas denuncian las actuaciones judiciales que se derivan de las investigaciones. El ex ministro de Defensa de José María Aznar dijo ver "la mano gubernamental" tras el cambio de opinión de Anticorrupción.

Mientras, preguntado por las novedades, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, evitó pronunciarse escudándose en que "en Galicia no hay caso Gürtel".

Varios dirigentes del PP consultados ayer por este medio insistieron en criticar las filtraciones sobre el caso y restaron importancia a las nuevas pruebas contra Bárcenas. No obstante, hay un sector en las filas conservadoras que es partidario de que "cada palo aguante su vela" y que alerta del peligro que supone trasladar a la ciudadanía "la imagen de que hay gente que está en política para forrarse".

Sobre Merino, fuentes del PP en el Congreso señalaron que las acusaciones son las mismas que hace meses y que el diputado no descarta tomar medidas legales ante algo que considera "rotundamente falso".

Por su parte, el secretario de Política Municipal del PSOE, Antonio Hernando, señaló que, de producirse estas imputaciones, Rajoy quedaría "definitivamente en evidencia". Asimismo, consideró grave que el tesorero de un partido vaya a ser imputado.

Más noticias de Política y Sociedad