Público
Público

El juicio de Sintel comienza hoy, más de una década después de la quiebra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia Nacional celebrará hoy y mañana el juicio oral contra los ocho acusados de la quiebra de Sintel -antigua filial de Telefónica-, quienes se enfrentan a un supuesto delito societario, de insolvencia punible y contra la Hacienda Pública, además de a una fianza de 300 millones.

La Fiscalía Anticorrupción solicita penas de prisión de entre dos años y seis meses y cinco años y seis meses para los ocho acusados, al creer que ayudaron al "consciente desmantelamiento" patrimonial de Sintel, declarada en suspensión de pagos en marzo de 2011 con un déficit de 59,3 millones de euros.

Esta empresa fue vendida en abril de 1996 a la empresa MasTec Incorporated, propiedad de la familia Mas Canosa, a través de su filial MasTec International.

Desde ese momento, los entonces responsables de la compañía fueron "descapitalizando" Sintel a través de varias sociedades, algunas de las cuales se cree que están domiciliadas en paraísos fiscales, dejando tras de sí a 1.788 acreedores y a 1.828 trabajadores afectados.

En 2001, algunos de estos empleados estuvieron acampados durante más de seis meses en el llamado "Campamento de la Esperanza", ubicado en el Paseo de la Castellana de Madrid para reclamar el pago de sus nóminas y que se levantó después de que aceptaran una solución propuesta por el Gobierno que incluía un crédito del BBVA que para pagar parte de los salarios que la empresa debía a los empleados.

De los ocho acusados, cuatro son españoles: Ricardo Campos, exconsejero y vicepresidente de Sintel; Juan Antonio Casanova, ex consejero delegado de la misma; Alfredo Flórez, exconsejero y exapoderado de Sintel y Pedro José Novela, ex director financiero de la ya extinta empresa de montaje de sistemas de telefonía.

En el procedimiento, están acusados además Joel Tomas, exconsejero de Sintel y de MasTec International, y José Miguel Sariego, exvicepresidente de MasTec Incorporated.

Además, están acusados también Jorge Mas Santos, quien fuera presidente de MasTec Incorporated y expresidente de Sintel y su hermano Juan Carlos Mas Santos, exconsejero de MasTec International y de Sintel. Ambos son hijos del fallecido empresario cubano exiliado en Estados Unidos, Jorge Mas Canosa.

La Fiscalía considera que los dos hermanos participaron en complejas operaciones de ingeniería financiera a través de empresas filiales radicadas en paraísos fiscales y que son responsables del vaciado patrimonial de Sintel y posterior quiebra.

La Audiencia Nacional señala a la empresa estadounidense MasTec Incorporated, que fue el instrumento para comprar Sintel, como la "única" de las tres sociedades considerada responsable de la salida de fondos de la compañía de la que se tiene constancia de su localización.

La fiscalía confía en que Estados Unidos embargue cuentas y activos de ambos hermanos y del resto de acusados residentes en EEUU, así como de MasTec Incorporated y de la antigua Sintel International, que se cree domiciliada en las Islas Vírgenes Británicas.

Se espera que al juicio, que se celebrará en la sede que tiene la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, declaren un centenar de testigos a petición de la Fiscalía Anticorrupción, entre ellos los expresidentes de Telefónica Cándido Velázquez y Juan Villalonga.

Además, la Asociación para la Colaboración con los Trabajadores de Sintel ha anunciado que realizará concentraciones ante la sede del Tribunal de la Audiencia Nacional donde se realizarán las declaraciones.