Público
Público

Juzgan al ex jefe de logística Esparza Luri y a otros 7 presuntos etarras

EFE

El Tribunal de lo Criminal de París abrió hoy el juicio contra el que fuera jefe del aparato logístico de ETA Félix Ignacio Esparza Luri y otros siete presuntos miembros de esta estructura, cuya captura en febrero y abril de 2004 permitió desmantelar uno de los mayores talleres de explosivos de la banda.

Esparza Luri (46 años), condenado por el Tribunal de lo Criminal de París el pasado mes de diciembre a 19 años de cárcel por su responsabilidad al frente del aparato logístico entre septiembre de 2001 y noviembre de 2003, debe responder ahora por el periodo que va desde esa última fecha hasta su captura en Saint Paul de Dax, en las Landas, en el suroeste de Francia, el 2 de abril de 2004.

Su captura se enmarcó en una amplia operación contra ETA, iniciada en febrero de ese año, que culminó con el descubrimiento de "Lakoa", un sofisticado taller de explosivos y un gran depósito de armas en una explotación rural de la localidad vascofrancesa de Saint Michel, a pocos kilómetros de la frontera española.

En "Lakoa" -"Basati", en la denominación interna de ETA- se encontraron más de 700 kilos de material explosivo, detonadores y otro material, así como un nutrido arsenal de armas.

Documentación requisada a la organización terrorista más tarde mostró que ese taller había sido utilizado para fabricar artefactos al menos desde 1990 y que su importancia estratégica había aumentado con el paso de los años.

El tribunal, presidido por Didier Wacogne y compuesto íntegramente por magistrados profesionales, ha programado hasta el próximo 3 de julio este proceso, en el que se reprochan al antiguo jefe de la logística de ETA una quincena de cargos.

Buena parte de ellos son los mismos que pesan sobre los otros acusados, pero él es el único acusado -como jefe de la estructura- de usar dinero del "impuesto revolucionario" a sabiendas de que procedía de la extorsión de fondos a empresarios.

Junto a Esparza Luri se sientan en el banquillo los dos detenidos en Saint Michel el día que la policía descubrió las actividades terroristas que se llevaban a cabo en "Lakoa": su propietario, el francés Jean-Marie Saint Pée (55 años), y José Cebeiro Ayerbe, "Katxarro" (43 años).

Los otros cinco fueron capturados en febrero de 2004.

Primero fueron detenidos Luis Enrique Gárate Galarza, "Alicia" (51 años), e Ibón Elorrieta Sanz, alias "Eneko" o "Gudini" (32 años), en el departamento de Charente (oeste de Francia) cuando intentaban saltarse un control de carretera con una furgoneta en la que transportaban explosivos.

Su arresto permitió llegar dos días más tarde a un piso franco de ETA en Limoges (centro) donde fueron detenidos Jon Gonzales Gonzales (35 años) y Jon Kepa Preciado Izarra (33).

El mismo día en que se produjeron esos dos arrestos la policía también detuvo en Biarritz al vascofrancés Diego Ibarra, cuya fotografía aparecía en varios documentos franceses falsificados incautados a Gárate Galarza y Elorrieta Sanz, quien había sido condenado en rebeldía en Francia a cinco años de cárcel en enero de 2003 por su actividad en ETA.

Ibarra es el único que comparece libre, ya que desde octubre de 2004 obtuvo su salida de la cárcel bajo control judicial.

Más noticias de Política y Sociedad