Público
Público

Karagounis consuma el milagro heleno

El conjunto heleno vence a Rusia (1-0) y consigue, contra todo pronóstico, una plaza para los cuartos de final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Equipo rocoso en defensa, seguro en el juego aéreo y listo como ninguno para aprovechar jugadas a balón parado y errores del rival. El seleccionador heleno, Fernando Santos, tenía claro el guión de su equipo para la Euro. El sistema que funciona no debe variar, pensaría tras llegar a la fase final de esta Euro como uno de los equipos menos goleados y goleadores en la fase clasificación. Hasta la noche de este sábado, el plan griego había hecho aguas. Ni la defensa había sido sólida ni el equipo había sabido aprovechar los errores del rival. Esta noche, ante Rusia, el plan griego funcionó por primera vez en la Eurocopa. Grecia venció 1-0 a Rusa, contra todo pronóstico, y está clasificada para los cuartos de final de la Euro.

Rusia arrancó el encuentro dominando. Sin prisa, pero sin pausa, los rusos trataron de imponer su estilo al partido. Denisov, por el centro, Arshavhin y Dzagoev por las bandas, pusieron el sello ruso al partido. Pero pasaban los minutos y los de Advocaat no sabían cómo penetrar la zaga griega. El cambio de ritmo final de los rusos no funcionaba esta vez. Arshavin y Kerzhakov lo intentaron desde lejos. Sin puntería hasta el momento. De todos modos, Rusia no mostraba ansiedad. Eran dueños y señores del partido.

Pero entonces llegó el segundo santo para los griegos. Era el minuto 47 de la primera mitad, el lateral ruso Zirkhov se equivocó al despejar y Karagounis recogió el esférico para plantarse solo ante el meta ruso y batirlo de tiro cruzado. El cerrojo volvía a funcionar a Grecia. La selección helena se fue al descanso con la clasificación en el bolsillo. Rusia, también estaba clasificada.

Los griegos vencieron con la misma fórmula que en la Euro de 2004

La selección rusa salió concienciada en la segunda mitad. Sabía que necesitaba el gol o las cosas se le podían complicar mucho, pero seguía mostrando su falta de ideas para crear ocasiones de peligro y dominaban el partido muy lejos del área helena. Grecia, por su parte, se encerraba en su área y buscaba la contra. No le había ido mal hasta el momento. Papadopoulos, en defensa, se mostró incomensurable, mientras que Samaras hizo lo propio en ataque bajando todos los globos que le llegaban desde su defensa, alejando a los rusos de la posesión y abriendo, de este modo, el juego a las bandas.

Y como predice la 'Ley de Murphy', las cosas se pusieron aún peor para los rusos. Jiracek adelantó a la República Checa en el otro choque del grupo y Rusia estaba eliminada. Los rusos no se volvieron locos. Siguieron tocando y buscando su oportunidad pero sus intentos eran infructuosos y morían en la frontaldel área rival. De hecho, la mejor oportunidad para modificar el marcador la tuvo Grecia. Tzavella golpeó en la escuadra rusa tras un lanzamiento sublime.

De esta manera, los minutos fueron pasando y las esperanzas rusas languidecieron. Los griegos se hicieron fuertes y correosos recordando por momentos al equipo que en 2004 conquistó una Eurocopa. Sus claves: solidez defensiva y atentos a cualquier error del rival. No practican el mejor fútbol de la competición, ni siquiera lo intentan. Pero Grecia, y su espíritu guerrero, se aferran a la Eurocopa.