Público
Público

Karroubí acusa al régimen de apalear hasta la muerte a los opositores

Afirma que algunos de los detenidos fueron violados en la cárcel, mientras Teherán no avanza en la investigación

PÚBLICO.ES

Mehdi Karroubí, uno de los líderes reformistas que lucharon por anular la victoria electoral de Mahmud Ahmadineyad en los comicios del pasado mes de junio, acusó ayer al régimen de haber asesinado en la cárcel a varios manifestantes detenidos durante las protestas. "Algunos jóvenes han sido apaleados hasta morir tan solo por cantar eslóganes en las protestas pos electorales", afirmó Karroubí en su Facebook, según la BBC.

Asimismo dijo que tanto hombres como mujeres detenidos habían sido violados por los agentes y que estos negaban esos hechos aunque sí que asumían los malos tratos. El presidente del Parlamento, Ari Lariyani, negó con todas sus fuerzas que ninguno de los prisioneros hubiera sido violado. 

Según el corresponsal de la BBC, Jon Leyne, la oposición, lejos de apagar sus protestas tras el nombramiento oficial de Ahmadineyad como nuevo presidente, sigue atacando al régimen de Teherán con la brutalidad que emplearon tanto los policías como los guardias basij en las protestas.

Las condiciones en las que se trató a los manifestantes detenidos ha sido motivo de controversias, hasta el punto que el máximo valedor del presidente Ahmadineyad, el Ayatolá Alí Jamenei, llegó a cerrar el centro de detención de Kahrizak porque "había fracasado en mantener intactos los derechos de los reclusos ". Incluso la Policía ha reconocido que algunos de los arrestados habían sido torturados.

El pasado martes, el régimen admitió haber detenido a 4.000 personas durante las protestas. El número era muchísimo más alto del que las autoridades habían reconocido hasta el momento, aunque en dijeron que 3.700 habían sido liberados sin cargos a los pocos días de su arresto.

Los líderes de la oposición calculan que 69 personas murieron en las protestas, más del doble de la cifra oficial de muertos.