Público
Público

El Kremlin endurece su control sobre el Cáucaso

Reuters

El Kremlin intentó el martes endurecer su control sobre el volátil norte del Cáucaso, al agrupar las provincias más violentas en un nuevo distrito federal y nombrar a un forastero para supervisarlo.

La montañosa región, que incluye Chechenia, Ingusetia y Dagestán, ha experimentado un aumento en la violencia insurgente en los últimos meses, en lo que el presidente ruso, Dmitry Medvedev, ha descrito como el mayor problema político interno del país.

En declaraciones emitidas por televisión, Medvedev anunció la creación del Distrito Federal del Cáucaso Norte y nombró a Alexander Jloponin, gobernador de la región siberiana Krasnoyarsk, como su enviado.

Jloponin, un ex empresario sin relaciones con la zona, responderá directamente ante Medvedev y tendrá el cargo de viceprimer ministro.

"Has conseguido mucho, sobre todo en proyectos sociales y económicos, y de eso es de lo que tiene una necesidad extrema el Cáucaso Norte", le dijo Medvedev durante una reunión emitida en televisión.

Además de Daguestán, Ingusetia y Chechenia, el principal punto de violencia rebelde, el distrito incluirá las menos volátiles regiones de Kabardino-Balkaria, Karachayevo-Cherkessia, Ossetia del Norte y la región de Stavropol.

Antes, estos territorios estaban agrupados con otros en una unidad mucho mayor llamado el Distrito Administrativo del Sur.

Los analistas políticos esperan que la decisión devuelva algo de poder de los líderes locales al Kremlin.

El presidente checheno, Ramzan Kadyrov, considerado como el líder más poderoso de la región, dijo dar la bienvenida a la decisión y estar deseando una "cercana cooperación" con Jloponin, según la agencia estatal de noticias ITAR-TASS.

AVANCE ECONÓMICO

En una entrevista con Reuters el año pasado, el líder ingusetio Yunus-Bek Yevkurov dijo que el nuevo responsable del distrito tendría que ser alguien capaz de gestionar "terrorismo, extremismo y separatismo".

Yevgeny Minchenko, director del Instituto Internacional de Análisis Político, dijo que Moscú se arriesga al escoger a alguien con poca o ninguna experiencia en el manejo de las fuerzas policiales.

"La tarea del nuevo encargado no será tanto luchar contra el terrorismo como la eliminación de su caldo de cultivo: la pobreza y el paro", afirmó Minchenko. "Lo que necesitan es un avance económico".

El líder checheno rebelde Ajmed Zakayev, que se encuentra en el exilio, dijo el pasado noviembre que el Kremlin crearía el nuevo distrito antes de disparar el número de militares en la zona, algo sobre lo que el Ejército desplazado en la región declinó hacer comentarios.

Zakayev aludió a noticias aparecidas en los medios de Georgia y Rusia, afirmando que el Gobierno ruso reforzará su presencia militar en la región para endurecer su control.

Más noticias de Política y Sociedad