Público
Público

Kutxabank culpa al Gobierno del trato desigual que se da al sistema español

EFE

El presidente de Kutxabank, Mario Fernández, ha responsabilizado hoy al Gobierno central de que en la Unión Europea se trate al sistema financiero español con una "desigualdad memorable", con respecto al del resto de países.

Fernández ha participado hoy en un encuentro empresarial organizado por SEA-Empresarios Alaveses, al que también ha asistido el presidente de esta patronal, Pascal Gómez, y el consejero vasco de Economía, Carlos Aguirre, entre otros.

En su intervención, el presidente de Kutxabank se ha referido a la "política exclusivamente de recortes impuesta" por Alemania, que ha criticado por no tener en cuenta las consecuencias sociales de la misma ni su impacto en el crecimiento económico.

En este sentido, ha reclamado al Gobierno español que para fomentar el crecimiento económico debería incentivar la inversión de las pequeñas y grandes empresas.

"Salvo un norteamericano que quiere crear una especie de 'casa de putas' en Madrid (en referencia a Eurovegas) nadie va a crear en un día 2.500 puestos de trabajo. Los puestos de trabajo se van a crear entre autónomos y pequeños empresarios a los que debemos dar algún tipo de tranquilidad para incentivar su inversión", ha planteado.

En cuanto a los trabajadores, también ha defendido que "no es demasiado pedir a los que tienen prácticamente garantizado sus puestos de trabajo un esfuerzo en términos de costes salariales".

En relación a la reforma financiera aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, el presidente de Kutxabank ha vaticinado que mientras estas modificaciones "no se hagan sobre la base de un consenso con la UE y con el Banco Central Europeo los mercados nunca se van a declarar satisfechos".

Además, Fernández ha lamentado que "nadie se preocupa de otros sistemas financiaros, como el alemán o el francés que también tienen activos tóxicos", para incidir en que "la estrella es el sistema español, al que se le trata con una desigualdad memorable".

Fernández ha responsabilizado al Gobierno central de esta situación por "presentar a todo el sistema financiero a las pruebas de estrés de la banca, mientras que otros países presentaron a cuatro o cinco de sus bancos, los de mejores resultados".

"Una amplia lista de bancos europeos recibieron ayudas públicas y ahora andamos aquí cogiéndonosla con papel de fumar decidiendo si debe haber ayudas publicas para las entidades financieras", ha indicado.

Por su parte, el presidente de SEA ha afirmado "las empresas las están pasando canutas" porque están sufriendo un "auténtico apagón del crédito".

Ha recordado que el 57 por ciento de las empresas alavesas "tiene mucha o alguna dificultad para acceder a la financiación" y ha agregado que algunas de ellas no pueden atender a sus clientes por falta de crédito.

"Mientras no vuelva a fluir el crédito o éste tenga precios inalcanzables, seguiremos asistiendo a nuevos cierres de empresas y anuncios de EREs, a más concursos de acreedores, al aumento de la morosidad y a mayores tasas de desempleo", ha vaticinado.

Por ello, se ha mostrado preocupado ante las últimas exigencias, derivadas de la reforma financiera, que obligan a las entidades bancarias a aumentar sus provisiones, porque teme "que eso va a significar que el flujo del crédito a las empresas va a seguir retrasándose en el tiempo".

Por último, el consejero de Economía ha señalado que la reforma financiera debería haberse hecho antes, pero sin "alterar las condiciones de competencia" para evitar que "por ayudar a bancos malos se acaben primando y perjudicando a los que lo han hecho bien".

Más noticias de Política y Sociedad