Público
Público

Lagerfeld dice que Obama "no estaría donde está si no fuera por su mujer"

EFE

El modisto alemán Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, asegura en una entrevista concedida al diario gratuito "Metro" que el presidente estadounidense, Barack Obama, "no estaría donde está si no fuera por su mujer" y que merece la reelección "especialmente" por Michelle.

"Quiero que Obama gane porque de todas maneras no hay nada mejor, pero especialmente por ella", indica el diseñador con motivo de su estreno como redactor jefe invitado de todas las ediciones de ese periódico.

El momento más celebrado de la primera dama, indica, fue cuándo se le preguntó si no creía que su falda era demasiado ajustada y ella contestó: "¿Por qué no te gusta mi gran culo negro?".

En un encuentro en el que aprovecha para sincerarse sobre todos los temas de actualidad, reconoce no obstante que nunca ha votado ni tiene intención de hacerlo porque sabe "demasiado de política" y porque "para votar tienes que creer toda la basura que prometen y que luego no pueden cumplir".

Lagerfeld, encargado de elegir las noticias del día de ese diario, y de opinar sobre las seleccionadas, aprovecha el sexagésimo aniversario del ascenso al trono este lunes de la reina Isabel II de Inglaterra para subrayar que la monarquía es "totalmente innecesaria pero agradable", y una buena fuente de ingresos debido a los turistas.

Irreverente y despreocupado, añade que Grecia necesita limpiar su imagen porque "los griegos tienen la reputación de ser demasiado corruptos", por lo que nadie puede estar seguro "de dónde va a ir a parar" la ayuda de los países de la eurozona.

"Nadie quiere que Grecia desaparezca, pero tiene costumbres realmente desagradables, igual que Italia", lamenta el modisto, de cuyas críticas de todo tipo no se libran ni los rusos.

"Si fuera una mujer rusa sería lesbiana, porque los hombres allí son muy feos. Hay unos cuantos atractivos, como el novio de Naomi Campbell, pero allí te encuentras a las mujeres más guapas y a los hombres más horrendos", dice el diseñador.

En cuestión de amores confiesa que ni se acuerda de la última vez que se enamoró, así como que "ama" su libertad y que si no ha tenido hijos es porque considera que no hay nada que transmitir a los demás.

"Cada uno debemos encontrar nuestro camino. Detesto que se clasifique a los niños por generaciones. No quiero ser el padre o el abuelo de una generación", indica quien asegura no ser de ninguna generación, pero sí pertenecer "a todas".

El diseñador dice "reirse de la muerte", "un sueño del que nunca despiertas", y se muestra igualmente despreocupado por lo que se difunde por televisión.

"Me encanta estar en la tele, pero no la veo. No tengo tiempo. Y de todas formas, cuando estoy en casa solo, odio oír a gente hablando. Tengo la impresión de que entran en mi vida. Me encanta estar solo para leer y -precisa- diseñar con música".

A la hora de elegir a la cantante del momento, no tiene dudas cuando se decanta por la británica Adele: una mujer que está "un poco demasiado gorda, pero que tiene una cara preciosa y una voz divina".

Más noticias de Política y Sociedad