Público
Público

Latinoamérica recibe revés en la CBI, que rechazó un santuario en el Atlántico Sur

EFE

América Latina recibió hoy un duro revés en sus aspiraciones de crear un santuario ballenero en el Atlántico Sur, ya que la propuesta no obtuvo los votos necesarios en el pleno de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que se reúne en Panamá.

Los latinoamericanos, que lideran el sector conservacionista dentro de la Comisión, señalaron sin embargo que este lunes fue una jornada "histórica" porque "por primera vez" y después de 11 años de intentos fallidos logró ser votada en el pleno la propuesta del Santuario en el Atlántico Sur.

Los países latinoamericanos y caribeños, representados en el llamado Grupo de Buenos Aires, anunciaron además que seguirán insistiendo en el asunto en futuras reuniones del organismo, creado en 1946 y actualmente integrado por 89 países.

El Grupo de Buenos Aires fue creado en 2005 y está integrado por Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, República Dominicana, Costa Rica, Panamá, Perú, Uruguay y México.

La propuesta latinoamericana recibió el respaldo 38 de los 61 países presentes en la reunión, es decir, el 65 %, pero los estatus de la CBI establecen que las resoluciones deben ser aprobadas por el 75 % de los países presentes en el pleno.

Dos países se abstuvieron y 21 votaron en contra de la iniciativa del Santuario en el Atlántico Sur, que fue presentada por primera vez en el 2001, por iniciativa de Brasil y con el apoyo de Argentina.

El comisionado alterno de Argentina ante la Comisión, Víctor Marzari, indicó a Efe que si bien no alcanzaron los votos no se puede hablar de una derrota.

"No alcanzamos el 75 % que era lo necesario (...) pero lo importante es que nos mostramos fuertes como región", destacó Marzari.

Además, dijo el representante argentino, lo ocurrido este lunes en la capital panameña tiene un significado "muy fuerte", porque demostró que la Comisión es el foro idóneo para tratar temas como el Santuario del Atlántico Sur, con un alto nivel de discusión y que, en efecto, se puede llegar a una votación.

Las tácticas dilatorias implementadas por los países que promueven la caza comercial, liderados por Japón, habían impedido hasta ahora que se lograra votar el tema del Santuario del Atlántico Sur y otras propuestas del sector conservacionista, según explicaron a Efe ambientalistas y representantes latinoamericanos.

Esa situación ha generado dudas sobre la capacidad de la Comisión para asumir el reto de la conservación de los cetáceos, sobre todo en sectores ambientalistas, que han sugerido que sea otro organismo e incluso la ONU la que tome las riendas del asunto.

Por su parte, el delegado de República Dominicana, Peter Sánchez, dijo a Efe que la votación adversa de este lunes no es el fin de la iniciativa del Santuario del Atlántico Sur.

En adelante, los latinoamericanos deberán someter esa propuesta a modificaciones para volver a presentarla "en el futuro", añadió Sánchez sin más precisiones.

En los santuarios está prohibida la caza comercial de ballenas, y en la actualidad existen dos: el del Mar Austral y el del Océano Índico, establecidos por la CBI en 1994 y 1979, respectivamente, que representan cerca de un tercio de los mares mundiales.

Con la propuesta del Santuario del Atlántico Sur se protegerían 54 especies que representan más de un 60 % de los cetáceos del planeta, siete de ellas intensamente migratorias, según han explicado ambientalistas.

En la 64 reunión de la CBI, que culminará el próximo viernes, se pondrá ahora en el tapete otro tema polémico, el tema de la cuota de caza de subsistencia aborigen.

El tema es impulsado principalmente por Estados Unidos, Rusia y Groenlandia con el apoyo de Dinamarca, y San Vicente y Granadinas, que presentaron la propuesta ante el pleno.

"La caza aborigen ha ido enmascarando la caza indiscriminada de algunos países, porque este tipo de actividad permite operaciones ilegales o de índole comercial", explicó el representante dominicano.

El canciller de Panamá, Roberto Henríquez, inauguró este lunes las sesiones plenarias de la reunión de la Comisión con un discurso en el que reiteró la posición conservacionista de su país.

"Panamá mantiene estrechos lazos con países amigos con el fin de recibir cooperación internacional y capacitar a nuestros habitantes, sobre las mejores prácticas en materia de avistamiento y desarrollar esta actividad de manera responsable y sostenible, buscando siempre el mayor beneficio para todos", dijo Henríquez.

La 64 reunión anual de CBI comenzó formalmente el pasado 11 de junio con la instalación del Comité Científico del organismo, que en las últimas tres semanas analizó a puerta cerrada los principales problemas que afectan a la conservación de cetáceos, según la información oficial.

Más noticias de Política y Sociedad