Público
Público

Latorre defiende reformar sanidad y educación para acabar con el déficit

EFE

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, ha defendido hoy los "efectos significativos" que las reformas anunciadas en sanidad y educación tendrán en la consolidación presupuestaria.

Durante su intervención en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados, Latorre ha insistido en que el equilibrio presupuestario es el objetivo principal al que se dirige toda la política económica del Gobierno, incluidas las reformas de la sanidad y la educación, con las que se pretende ahorrar 10.000 millones de euros.

En declaraciones a los medios tras la comparecencia, ha apuntado que las partidas de sanidad y educación consumen la mayor parte del presupuesto de las comunidades autónomas, por lo que es necesario reducir ese gasto para poder alcanzar el objetivo de déficit del conjunto de las administraciones públicas para este año.

Ha calificado el presupuesto para 2012 de "ambicioso y austero", así como ajustado a las "necesidades" de la política económica española para hacer frente a los retos actuales, sobre todo las elevadas tasas de desempleo y endeudamiento.

Ha reconocido que estos problemas no se resolverán a corto plazo, sino que es necesario poner en marcha una "estrategia que permita generar un punto de inflexión en la inercia negativa de la economía española" y superar así "los cuellos de botella que impiden el crecimiento".

Así, ha considerado que la consolidación fiscal permitirá "recuperar la confianza" en España, lo que repercutirá en una mejora de las condiciones de financiación y, a su vez, de la economía.

A este objetivo también contribuirán las medidas aprobadas para mejorar la transparencia de las administraciones públicas, que permitirán detectar con tiempo posibles desviaciones en el objetivo de déficit.

Jiménez Latorre ha defendido las reformas aprobadas por el Gobierno, en especial la laboral y la financiera, porque aunque se dirigen a "problemas parciales" están orientadas a un objetivo global.

El secretario de Estado ha explicado que los presupuestos para este año se basan en un cuadro macroeconómico "desfavorable", al mismo tiempo que "realista y prudente", con el objetivo de evitar "unas proyecciones que pongan en peligro la consecución de los objetivos".

Así, la previsión del Gobierno es que la economía española se contraiga un 1,7 % en 2012, principalmente debido a una caída del 3,9 % de consumo nacional privado y del 8 % de la demanda de las administraciones públicas.

Más noticias de Política y Sociedad