Público
Público

Leterme reemplaza a Van Rompuy como primer ministro de Bélgica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El democristiano Yves Leterme fue designado primer ministro de Bélgica el miércoles para liderar el país en un período que se vislumbra como de inestabilidad política.

El rey Alberto designó a Leterme, un flamenco de 49 años, en sustitución de Herman Van Rompuy, quien fue nombrado presidente de la Unión Europea la semana pasada. Su gabinete y él jurarán el cargo hoy y el Parlamento tiene previsto dar la aprobación esta semana.

Los medios belgas se mostraron escépticos sobre las posibilidades de que el segundo mandato de Leterme sea más estable que el primero, en un país dividido lingüísticamente.

"¿Le puede ir mejor?" fue el titular del miércoles del diario La Libre Belgique, publicado en francés. Un sondeo del diario flamenco de mayor tirada, Het Laatste Nieuws, mostró que la mayoría de sus lectores creen que no va a tener una buena gestión.

Leterme fue el claro ganador de las elecciones federales de 2007 con una plataforma que prometió otorgar más poderes a las regiones, pero no logró el apoyo de los partidos de habla francesa, que temen que un cambio de ese tipo provoque la ruptura del país. Luego pasó nueve meses intentando formar gobierno, que se tambaleó durante otros nueve meses pasando de una crisis a otra.

Finalmente renunció en diciembre por una supuesta intervención gubernamental en la desintegración del grupo de servicios financieros belga-holandés Fortis. Pero fue absuelto por una comisión oficial de investigación y desde julio ha ocupado el puesto de ministro de Asuntos Exteriores de Bélgica.

En cambio, durante los 11 meses de Van Rompuy en el Gobierno no se han visto las señales de tensiones internas con las que habían especulado los medios.

Leterme heredará un Gobierno que ya ha fijado las metas del presupuesto de 2010 y 2011, pero la frágil recuperación implica que Bélgica apenas podrá resistir un estancamiento político.

"Estamos saliendo ahora de la recesión, por eso se necesita una política económica clara", dijo el economista de ING Philippe Ledent.

Leterme también necesitará encontrar consenso para redefinir las fronteras políticas alrededor de Bruselas y demarcar los poderes que pueden ser delegados a las regiones, que ya tienen un amplio control sobre áreas como agricultura y comercio exterior.

El Gobierno intentará encontrar una solución antes de julio de 2010, cuando Bélgica asuma la presidencia semestral de la UE.

Más noticias en Política y Sociedad